Un informe elaborado por el Equipo de Inversor Global concluyó que más allá de quien gobierne a partir del 11 de diciembre, hay dos conceptos que explican la Argentina que viene: reformas estructurales y consenso.Sin las primeras, nuestro país quedará marginado del mundo actual que requiere mayor dosis de competitividad e innovación. Pero para lograrlas, hace falta el segundo de los condimentos: el consenso y acuerdo de nuestra clase política.

Más allá de los discursos antagónicos de los candidatos, no hay demasiados misterios: ningún país puede salir adelante sin crecimiento económico.

Según Infobae, los postulantes al sillón de Rivadavia hablan de crecer, generar trabajo y aumentar el consumo. ¿Cómo lograrlo sin medidas de fondo que incentiven la inversión privada…?

El próximo Gobierno debe priorizar la búsqueda de consensos para entablar las reformas profundas que la economía necesita. Es un círculo vicioso.

La inversión necesita seguridad jurídica, confianza, transparencia e incentivos. Esa previsibilidad es lo que Argentina no tiene desde hace varias décadas. Por eso los cimientos que debe plantar la Argentina si quiere recuperar el sendero del crecimiento económico tienen que ver con, al menos, tres puntos principales.

La sanción de una reforma impositiva y laboral, la búsqueda del equilibrio fiscal con la reducción del gasto públicoy, por último, la eliminación del impuesto a la renta financierapara fomentar el mercado de capitales.

Además de enfrentar la caída de las ventas como consecuencia de la recesión, las pymes conviven con la volatilidad del tipo de cambio y el aumento de sus costos en dólares, la imposibilidad de importar bienes de capital, el acceso al crédito restringido por las altas tasas de interés, los controles de precios sobre sus productos y, como si fuera poco, con una carga impositiva asfixiante.

Urge trabajar en una reforma impositiva integral que alivie los costos fijos y genere incentivos suficientes al sector productivo para invertir ampliando la frontera productiva y la innovación. Debe incluir una reforma laboraladaptada a los tiempos de hoy, que incentive a las empresas a aumentar el personal y a formalizar la situación de los "informales".

El objetivo final de ambas reformas estructurales tiene que ser el de aliviar la presión impositiva. La misma es una de las más altas del mundo y representa casi el 30% del PBI.

Comentá y expresate