Las compañías automotrices atraviesan su "peor momento" en lo que va del año luego de que acusaran un desplome de sus ventas a los concesionarios en octubre de alrededor de 40%, comparado con igual mes del año anterior. No tienen registro de otra caída anterior de esa magnitud, consigna Infobae.

Así lo afirmó Hernán Vázquez, titular del Grupo Volkswagen Argentina y nuevo presidente de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), en un encuentro con periodistas entre los que participó Infobae: "En junio arrancamos con una caída del 30% y octubre se estima que terminó en vehículos livianos con caída de 40%. Son bajas del mercado abruptas de las que no hay antecedentes", dijo. Con todo, advirtió que se compara con 2017, uno de los mejores del sector.

Menor interés por los planes de ahorro

Otros datos de la industria permiten dimensionar su compleja situación: las suscripciones para la compra de autos a través de planes de ahorro cayeron en septiembre un 50% y las empresas ya prevén cerrar el año con ventas por debajo del año anterior. Y ya se suspendió la edición 2019 del clásico "Salón del Automóvil", que demandaba una inversión de USD 20 millones.

Además, las automotrices estiman un mercado total para el cierre del año de 785.000 unidades, cuando en 2017 fue de 883.000 unidades. La producción local, en tanto, se mantendría en los mismos niveles que el año pasado, con alrededor de 478.000 unidades.

"Habíamos arrancado el año con buenas expectativas y tuvimos un marzo récord. Los cinco primeros meses del año fueron de crecimiento consecutivo y veíamos un mercado de más 950.000 unidades, pero ya en junio la entrada de pedidos empezó a caer, luego de las primeras turbulencias en el tipo de cambio", señaló Vázquez.

Pedido de medidas compensatorias

La asociación que agrupa a las 12 automotrices que fabrican en el país viene de mantener reuniones con el ministro de Producción Dante Sica donde acercaron una serie de propuestas para lograr amortiguar el efecto de las últimas medidas del Gobierno que impactaron en el sector: la reducción del reintegro a las exportaciones de automóviles y las retenciones a las exportaciones de $3 por cada dólar. Adefa estima que el impacto de estas medidas representa USD 500 millones entre 2019 y 2020.

Entre las propuestas que llevaron a los funcionarios se destacan un aumento de los reintegros, la baja de aranceles para algunos de los componentes que se usan en la fabricación y también un bono que se cobraría a partir de 2021 y que compensaría las pérdidas. "Encontramos una receptividad cautelosa a las propuestas", señaló Vázquez.

"Muchas automotrices hemos respaldado al Gobierno convenciendo a nuestras casas matrices de traer inversiones. En total tenemos más de USD 5.000 millones en marcha. Es un compromiso muy alto que merece reconocerse", agregó el directivo de Adefa.

Consultado sobre la posibilidad de que estas inversiones se frenen, lo descartó, pero sin embargo alertó sobre la definición de los planes futuros. "La inversión encaminada no está en duda, pero las medidas no ayudan. Las compañías buscan certidumbre", dijo.

Como producto del sobrante de stock de autos por la caída en las ventas, las empresas estás ofreciendo más promociones y bonificaciones. Pero advierten que el año próximo, cuando el mercado comience a acomodarse y adaptarse a los niveles de demanda será más difícil que continúen. Tras la devaluación, el precio de los vehículos subió por encima de la inflación. "En el próximo año esperamos que se dejen de ver números de caída recién a partir de junio", advirtió Vázquez, según publica Infobae.

Comentá y expresate