El mes de noviembre marcó la mayor baja del año para las ventas minoristas: cayeron un 15,6% frente a igual mes del año pasado, en cantidades, según el relevamiento mensual realizado por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

"Ni siquiera con promociones y cuotas se logró despertar el ánimo de consumo de la gente, que se mantuvo extremadamente cauta. Incide el elevado stock de deudas que acumulan las familias con las tarjetas de créditos y las subas de intereses, que están provocando un fuerte desplazamiento de masa de dinero que debería ir a consumo hacia el sistema financiero", explicaron desde la entidad en un comunicado.

El 83,3% de los negocios relevados registraron bajas anuales (en octubre, el porcentaje había sido de 76,4%). Los comercios acumulan así 11 meses consecutivos de ventas en baja con un promedio anual de 5,8% de caída.

Ante la situación, desde la CAME piden que se relance el programa Ahora 12 sin interés, tasas diferenciales para las pymes y que el año próximo el Congreso sancione una reforma laboral que permita bajar la presión de las contribuciones patronales.

Durante el mes, los mayores descensos se registraron en la venta minorista de muebles, con una caída anual de 23,5% (siempre en cantidades), seguido por el rubro de electrodomésticos y Artículos Electrónicos (-21,8%).

La cercanía de fin de año en un mercado que no se reactiva genera preocupación e incertidumbre en el sector. La CAME destacó que algunos empresarios están siendo "muy prudentes" al estimar el stock para diciembre, aún al riesgo de que si la plaza se activa se queden sin mercadería para vender. "Tenemos mucho stock acumulado", coinciden en los sectores calzado y textil, donde la rotación es fundamental.

El 83,3% de los negocios registraron bajas anuales y los comercios acumulan así 11 meses consecutivos de ventas en baja

Un canal de venta con mejores resultados fue el online. Las ventas en esa modalidad descendieron 4,5% frente al mismo mes del año pasado, aunque todavía son pocos los negocios que utilizan esa vía y baja la incidencia en el consumo total.

Para diciembre los empresarios esperan un aumento en las ventas, con la ayuda del "clima festivo" y los acuerdos entre comercios y tarjetas para dar facilidades de pago. Pero dependerá también de la disponibilidad de efectivo y lograr las mejores tasas de financiamiento.

El rubro de alimentos y bebidas fue el único de todos los relevados que no tuvo una caída anual de dos dígitos en sus cantidades vendidas. Las ventas en unidades bajaron 9,3% anual y suman una caída de 3,1% en 11 meses del año. “Tenemos mucho stock acumulado”, coinciden en los sectores calzado y textil, donde la rotación es fundamental

"El sector textil está muy complicado, sin financiación y sin crédito, la cadena de pago está ahogada. No se observa liquidez en la calle. Los comercios estamos todos en la búsqueda de nichos de mercado para cubrir costos fijos", explicó Horacio Ernesto del Burgo, Presidente de la Cámara Argentina de Innovación Textil y Afines (CAITA).

El relevamiento para evaluar la evolución interanual de las ventas minoristas cubrió un universo de 2.000 comercios, en calles y avenidas comerciales de la ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires y el interior del país.

Comentá y expresate