Fátima María Ramírez, 33 años, mamá de tres pequeños, corrió rápidamente hasta la cerca electrificada para evitar que su hijo mayor, de 10 años, tocara el alambrado. Llegó a salvarlo, pero recibió una descarga mortal de unos hierros eléctricos que había colocado, junto a su marido, luego de haber sufrido tres robos en los últimos meses.

Ocurrió en Tucumán durante la tarde de este martes. Más precisamente en una propiedad del barrio San Nicolás, en el pasaje Albert Einstein al 900, a pocos metros de la intersección con la avenida Jujuy, al sur de la capital provincial.

"Le agarró una corriente eléctrica. Yo había puesto unos cables de alta tensión en la parte trasera de la casa porque nos habían entrado a robar en tres oportunidades", explicó el marido de la mujer fallecida en La Gaceta.

El pequeño resultó herido, aunque no de gravedad. Fue trasladado al Hospital de Niños, desde donde se informó que se encuentra fuera de peligro, solo con un raspón en la pierna izquierda, por lo que fue dado de alta.

El barrio donde ocurrió la tragedia está ubicado en una zona comercial e industrial donde hay índices altos de inseguridad, ya que la cercanía de descampados les permite a los delincuentes huir con facilidad.

En el lugar se hizo presente personal de Criminalística, Medicina Legal, Defensa Civil, Bomberos y de la empresa Edet. Además, la Justicia ordenó que se le realice la autopsia al cuerpo de Ramírez.

Comentá y expresate