Los familiares de los tripulantes del "Rigel", "Repunte" y "San Antonino", hundidos en los últimos años, se reunieron con el presidente de la Nación, Mauricio Macri, para detallarle la realidad de los trabajadores del Puerto de la ciudad.

"Le pudimos decir al Presidente que hundir un barco es un negocio", afirmó Gabriela Sanchez, familiar de una víctima del Repunte.

Luego, se lamentó por la situación y dijo que ahora les queda "seguir esperando" que haya mejoras. "Tenemos la satisfacción de haber trabajado para llegar hasta acá y poder contarle a la mayor autoridad política la triste realidad que se vive", dijo.

Por otro lado, contó que cuando le pidieron por mejoras en la seguridad portuaria al mandatario, confesó que "no hay presupuesto". Además, según contaron, Macri les dijo que "no hay fondos" para reactivar el Astillero Río Santiago.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate