Un hombre que cumplía arresto domiciliario por la pandemia del coronavirus regresó a la cárcel luego de golpear a su hermana, quien se había registrado como su tutora.

El agresor, de apellido Espinio, con domicilio en Miramar, fue denunciado este jueves por la mujer por el delito de lesiones leves en contexto de violencia de género.

Por disposición del Juzgado Correccional N°4 gozaba del beneficio de arresto domiciliario en el marco de una causa con intervención de la Fiscalía de Flagrancia por el delito de encubrimiento.

A raíz de la denuncia del jueves la fiscal de Miramar Florencia Salas solicitó inmediatamente la exclusión del hogar y prohibición de acercamiento. Y por solicitud de la Fiscalía de Flagrancia el Juzgado Correccional N°4 dispuso la revocación del beneficio y su traslado a la Unidad Penal de Batán.

Comentá y expresate