Joaquín Esquivel sufrió el robo de la moto que le había regalado su papá. El hecho fue el 30 de octubre pasado y en aquel momento lanzó una búsqueda desesperada por redes sociales para recuperarla. "Perdón papá, me robaron la moto que me regalaste", escribió el joven. El caso conmovió y se viralizó. Y este martes, con la ayuda de amigos, familiares y gente que le escribió a través de las redes sociales, pudo comprarse otro rodado.

“La publicación en las redes sociales fue muy compartida y muchos me empezaron a escribir por privado para ayudarme, me decían que pusiera una cuenta para recibir donaciones. Al principio no quería, pero después me convencieron. Así que poco a poco empezamos a juntar. Estoy muy contento y agradecido”, dijo Joaquín a Ahora Mar del Plata.

Por otro lado, señaló que no tuvo novedades sobre la moto que le robaron. Si bien hizo la denuncia y la amplió con nuevos datos, según indicó, no supo más de la investigación ni de la causa.

“Más que feliz por lo que logré gracias a todos ustedes. A las personas que aportaron su granito de arena. A los que mandaron mensajes positivos y a toda la prensa que hizo llegar esto más lejos. Nunca imaginé que iba a salir de una concesionaria con una moto cero kilómetro. Pero ustedes lo hicieron posible. Mil gracias a todos. Todo esto que hicieron por mí, de alguna manera se lo devolveré a la sociedad”, escribió en su cuenta de Instagram donde compartió una foto de su moto.

Y agregó: “Sean buenas personas, tengan humildad, respeto, valores y códigos. Y lo bueno no tarda en llegar. Hay alguien que todo lo ve”.

El descargo

Luego de sufrir el robo, el joven hizo su descargo en las redes sociales. "Perdón papá, la moto que me regalaste para mí cumpleaños me la acaban de robar, me siento culpable porque sé que te costó, esfuerzo, sacrificio y tiempo sin ver a tu familia. Y acá estoy haciendo la denuncia con el corazón en mil pedazos", había escrito tras el robo que ocurrió en la zona de la plaza Colón.

"No voy a tener mi herramienta para ir a la escuela a la mañana, cortar el pasto a la tarde y hacer de delivery a la noche. Me cortaron las piernas", lamentó el adolescente que dejó el vehículo atado y se encontró con el candado cortado.

El posteo se viralizó rápidamente y decenas de internautas le enviaron su solidaridad y compartieron la búsqueda. "Joaquín es una gran persona y está poniendo todo su esfuerzo para salir adelante. Estudia, trabaja, ayuda a su mamá y a sus hermanos... No merece estar pasando por esto", dijo una de sus amigas.

Comentá y expresate