Eugenia Natividad Argañarazsu pareja, Valeria Soledad Álvarez, acusadas por el asesinato de Karina Fragoso, ocurrido el 5 de septiembre pasado, serán liberadas en las próximas horas por disposición del Juzgado de Garantías N°1 al considerar que las pruebas no son suficientes para que permanezcan con prisión preventiva.

La investigación, realizada por el fiscal Leandro Arévalo, cuenta solo con un testigo de identidad reservada y las imágenes de las cámaras de seguridad como elementos probatorios y para el juzgado a cargo de Daniel De Marco resultaban "insuficientes".

Es que, según explicó el video registrado por las cámaras son de baja calidad y no permiten distinguir si quien efectúa el disparo que mató a Fragoso es hombre o mujer.

Asesinato de Karina Fragoso

A pesar de esta decisión, las mujeres continúan como las principales sospechosas del crimen: Argañaraz como autora material y y Álvarez por haber brindado falso testimonio para proteger a su novia.

Argañaraz posee antecedentes por robo agravado por uso de armas, robo en grado de tentativa, robo y hurto, y fue investigada por el crimen del cardiólogo Roberto Tortorella.

Homicidio Fragoso.png

El hecho ocurrió el jueves 5 de septiembre pasado, cerca de las 23, cuando la víctima, según se pudo observar en una cámara de seguridad de la zona, fue abordada desde atrás por una persona y cayó al piso. La mujer, identificada como Fragoso, fue trasladada de urgencia al hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) con un traumatismo de cráneo grave y murió a las pocas horas.

Las pruebas no son suficientes para que permanezcan con prisión preventiva.

El agresor, que abordó a la mujer por detrás cuando ella bajó de un colectivo, escapó del lugar. Tras el análisis de las imágenes se llegó hasta la imputada.

En un primer momento, los investigadores creían que la mujer había sufrido un fuerte golpe en la cabeza, pero la autopsia reveló la mataron de un disparo que "entró por el hemisferio izquierdo de su cabeza y salió por el otro".

asesina fragoso.png

Aquella noche del 5 de septiembre, Argañaraz llevaba un buzo que volvió a aparecer gracias a una de esos sistema de monitoreo particulares, instalados en casas de familia. A la similitud de la prenda se sumó el ritmo de desplazamiento de quien lo llevaba. Allí se puso el foco y se llegó hasta la casa de Chile entre Castelli y Garay donde vive, de manera precaria, la ahora acusada del crimen de Fragoso.

Los elementos probatorios y para el juzgado a cargo de Daniel De Marco resultaban "insuficientes".

Álvarez está acusada por el delito de encubrimiento agravado y fue detenida por personal de la DDI y de la comisaría cuarta cuando se disponía a visitar a Argañaraz en el Destacamento Femenino.

Según confiaron fuentes policiales, Álvarez aportó información falsa en el inicio de la investigación, con el fin de desviar la causa.

Comentá y expresate