El joven de 19 años que golpeó salvajemente a un compañero de club en una fiesta clandestina fue liberado después de estar detenido 30 horas.

Se trata de un rugbier que fracturó a golpes a un compañero que estaba en la misma fiesta ilegal.

El agresor se negó a declarar ante el fiscal Leandro Arévalo pero la Justicia de Garantías determinó que el implicado no tiene peligro de fuga y podrá continuar el proceso judicial en libertad.

El joven fue detenido luego de que más de 20 testigos del hecho declaran que golpeó a su compañero por detrás. Luego del primer golpe lo tomó del cuello y comenzó a pegarle en el rostro.

Embed

La víctima terminó con una fractura debajo del ojo y con el tabique severamente dañado.

Comentá y expresate