Una mujer llegó al hospital Cullen de Santa Fe en situación de posparto y llevando en una caja a un bebé recién nacido ya sin vida. En otra tenía la placenta. El episodio ocurrió el viernes 8 de febrero a las 4:30 y la mujer quedó detenida tras haber sido dada de alta y será imputada.

La paciente, que arribó procedente de Desvío Arijón, dijo al personal del efector de salud que había tenido un parto domiciliario y que todo se había complicado cuando la criatura cayó y se golpeó en el momento en que nació.

Los médicos constataron que el recién nacido ya se encontraba sin signos vitales y no podía ser reanimado. La parturienta quedó internada en el servicio de Ginecología y Obstetricia, donde permaneció hasta este lunes.

El análisis forense determinó que el bebé presentaba varias contusionesy al menos una fractura en su cuerpo. También se constató que se trataba de un embarazo a término, de 36 o 37 semanas.

La mujer es oriunda de Caima y se encontraba en Desvío Arijón porque había alquilado una quinta para pasar algunos días. El fiscal de Coronda Marcelo Nessier, a cargo del caso, dispuso que quede detenida al menos hasta que se avance con la investigación de lo ocurrido.

Fuente: Aire de Santa Fe

Comentá y expresate