Diez personas terminaron intoxicadas y debieron ser asistidas por personal médico este lunes en un call center cordobés, luego de un confuso episodio donde ingirieron los brownies llevados por un compañero, a los cuales calificaron de "raros".

Según publicó Clarón, la situación ocurrió en las oficinas del Grupo Konecta, ubicada en la Galería San Martín del centro de la ciudad. Allí, uno de los empleados llevó para compartir una tanda de brownies caseros, una práctica habitual dentro del equipo de trabajo de la empresa.

Pasó por los distintos escritorios que se encontraban en su sector y fue ofreciéndolos. Sin embargo, las cosas no salieron como esperaba.

Es que varios de los compañeros que probaron las tortitas de chocolate y nuez comenzaron a descomponerse, por lo que inmediatamente comenzaron a preguntar qué otros ingredientes tenía. La sospecha era que habían sido elaborados con marihuana. Varias personas se desmayaron, les bajó la presión o tuvieron taquicardia.

Una tarde de locura

Luego del incidente, las autoridades advirtieron a la Policía y al servicio de emergencias que asistieron a los descompuestos en el lugar. Unas cuatro ambulancias se presentaron en el lugar.

La escena era increible. “Unos lloran, otros ríen, otros tienen calor y dos están duros”, graficó uno de los empleados de la empresa en declaraciones citadas por el portal La Voz.

Ante el revuelo generado, el joven cocinero debió salir a aclarar que los brownies no tenían ningún tipo de droga, sino que simplemente "estaban en mal estado".

“El propio trabajador, luego de lo ocurrido, relató que en realidad el brownie estaba en mal estado”, salieron a respaldar desde ATACC (Asociación de Trabajadores Argentinos de Centros de Contactos), el gremio que nuclea a los trabajadores de la empresa donde ocurrió el incidente.

De cualquier manera, la firma tomó la determinación de despedir al empleado cocinero, según confirma Cadena 3.

La policía investigaba qué había pasado y si los brownies efectivamente tenían marihuana. Sin embargo, Canal 10 de Córdoba indicaba que existían otras versiones. Es que algunos empleados comentaron que la intoxicación se habría generado "por un desperfecto con el aire acondicionado", sostuvieron.

En total hubo unos diez afectados, de los cuales unos siete recibieron asistencia médica. Tres, incluso, quedaron bajo observación, aunque ninguno en situación de peligro.

La respuesta de la empresa

Konecta, la empresa donde ocurrió el hecho, emitió un comunicado en el que se desligó del hecho y confirmó la responsabilidad de uno de los empleados.

"En horas del mediodía, un total de siete colaboradores manifestaron malestar luego de ingerir un alimento compartido por un compañero. Es importante destacar, que Konecta Argentina cuenta con el servicio de expendio de alimentos dentro de las oficinas, sólo a través de máquinas expendedoras reguladas por ley. Sin embargo, el ingreso de alimentos propios es una práctica habitual de los colaboradores", justificaron.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate