“Lo asaron y se lo comieron”, sostuvo Ana Dean, fiscal Letrada Departamental de 4º turno de Maldonado, y aseguró al diario uruguayo El Observador que la policía ya le tomó declaración a Federico Álvarez Castillo. La letrada se refirió así al "final" del mítico cordero lanzado a la pileta de la casa del empresario y su familia pasan sus vacaciones.

Esta misma mañana están trabajando en la averiguación de los datos del helicóptero. Aún no se tiene información oficial más allá de lo que está en los medios”, explicaron a Clarín en la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (DINACIA) de Uruguay, respecto del tema que todos comentan en la costa uruguaya

Precisamente, uno de los puntos en duda (además de quién arrojó el animal) es el grado de participación del creador de la marca Etiqueta Negra en esta polémica historia. Porque si bien Álvarez Castillo y su pareja, la modelo Lara Bernasconi, se desligaron de la cuestión a través de un mensaje en las redes sociales en el que adujeron que eran "las víctimas" de este episodio, el empresario -consignó Infobae- confirmó que las imágenes habían sido registradas por él, más allá de que, aclaró, no estaba al tanto de lo que iba a suceder realmente.

Mientras estas cuestiones se terminan de aclarar, la fiscal Dean le pidió a la DINACIA información correspondiente a la identificación del piloto, a los tripulantes que lo acompañaban y a la matrícula de la aeronave. Pero off the record circula que habría sido el empresario Eduardo “Pacha” Cantón, dueño de varios emprendimientos en Uruguay, entre ellos, un par de helipuertos.

Otros datos que se rumorean -pero que no pudieron ser todavía confirmados por Clarín- son que la aeronave involucrada habría sido un helicóptero Robinson 44 y que el conductor no sólo no registró un plan de vuelo oficialmente sino que tendría suspendida su licencia, lo que complicaría todavía más su situación judicial.

Es que, según el artículo 26 del Código Aeronáutico de Uruguay, "no podrán arrojarse de las aeronaves sustancias u objetos que puedan ocasionar contaminación del medio ambiente, daños a las personas o a los bienes en la superficie, salvo en caso de fuerza mayor en los lugares que determine la Reglamentación". Los daños posibles se vuelven obvios cuando se toma en cuenta que un cordero "medio" puede pesar unos 12 kilos.

La fiscal Dean también declaró a El Observador que "todo indica que fue una broma. Nadie está esperando que llueva un chancho del cielo, y esto fue filmado y se escuchan risas en el video". Y, tal vez reforzando la impresión general de que todo lo ocurrido el martes en San Ignacio fue una gran ridiculez, agregó: "Nadie va a comerse un cerdo que le tiran de arriba". Sin embargo, lo comieron...

Por fin, aclara ese medio uruguayo, Dean se enfocó en un aspecto nada menor: el acto de haber "jugado" con comida, por un lado y, además, la cuestión de la tenencia responsable de los animales. Por eso solicitó colaboración al Consejo Consultivo de la Comisión Nacional Honoraria de Tenencia Responsable y Bienestar Animal (Cotryba), a fin de que aporten datos puntuales sobre el animal lanzado.

Comentá y expresate