"Lo único que quiero es arrancarte la cabeza". "Te quedan segundos de vida". "Tic, tac, tu tiempo se acaba. Cuando menos te lo esperes, Estaré aquí para matarte". Los mensajes eran contundentes y estaba claro que habían sido enviados desde el teléfono de Marc, un joven español de 28 años. La víctima de las amenazas era Julia, su ex novia de 23 años. Todo cerraba y estaba claro y es por eso que el joven fue detenido seis veces, pero en los últimos días la historia se dio vuelta completamente.

Una investigación de la Policía Nacional y la Guardia Civil española, reveló que en realidad esos mensajes no habían sido enviados por Marc, aunque apareciera su número de teléfono como el emisor. La responsable era otra mujer, de 22 años y de nombre Beatriz, quien había utilizado una sencilla aplicación para incriminar al hombre como acosador ante la justicia.

Hasta esta semana su estrategia había tenido mucho éxito. Es que sus falsos mensajes llevaron a que el joven fuera detenido hasta en seis ocasiones. Y, como medidas preventivas ante las graves amenazas, el juzgado había dictado una orden de alejamiento por la que Marc no podía acercarse a su expareja, e incluso llegaron a ponerle un dispositivo de localización.

¿Cuál fue el motivo que llevó a Beatriz a usurpar la identidad de Marc para inculparlo? Este punto está siendo investigado, pero lo que sí se sabe es que la ahora principal sospechosa del caso es íntima amiga de Julia y se estima que podría tener un interés sentimental en ella. Por otra parte, el padre de Julia aludió a un supuesto interés económico.

Lo cierto es que el miércoles, Beatriz fue detenida por la Policía Nacional. En su primera declaración exculpó a Julia y admitió haber enviado los mensajes sin que lo supiera su amiga. Sin embargo, este viernes se presentó por segunda vez ante la Justicia y cambió su versión. Aseguró que Julia estaba al tanto de todo y que también había mentido para que detuvieran a su exnovio.

Giro en la causa

Ante las últimas informaciones, la jueza decidió retirar todas las medidas cautelares que habían caído sobre Marc y dictar una orden para que ni Beatriz ni Julia se puedan acercar a más de 200 metros del joven.

Por el momento, Beatriz ha quedado en libertad provisional pero está acusada por los delitos de usurpación de estado civil y denuncia falsa, y deberá comparecer en los juzgados dos veces al mes. Y se investiga si Julia conocía el origen real de las amenazas o, por el contrario, colaboró con ella para incriminar a su exnovio.

"Acá la víctima soy yo"

Luego de que se conociera la verdad en la causa, Marc relató el calvario que vivió durante todo ese tiempo: "Llevo un año con esto y no le deseo a nadie que sufra lo que he sufrido. Yo y mi familia".

"No se puede contar con palabras. Las dos estaban en esto. Me han detenido seis veces, he pasado noches en el calabozo.... ¿Quién va a reparar ahora todo el daño que me han hecho?", manifestó ante los medios locales según el periódico Las Provincias. "Las dos chicas han presentado hasta veinte denuncias contra mí. No hay palabras para describir el dolor que hemos pasado sabiendo desde el principio que no había hecho nada y teniendo que llegar a estos niveles para que se me crea".

Marc indicó que se sintió "muy indefenso" y señaló que necesitó ayuda psicológica para asimilar el tema. El bombardeo de denuncias y arrestos fue tal que últimamente había optado por salir a la calle "siempre acompañado para que no pudieran acusarme de nada".

Comentá y expresate