Ayer jueves por la tarde la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), de índole oficialista, y la Unidad Piquetera (UP) en el microcentro, realizaron una marcha elevando un reclamo ya conocido hacia el Gobierno nacional, luego de tener reuniones infructuosas en el Ministerio de Desarrollo Social.

La UTEP llamó a “una gran jornada frente al Congreso Nacional, para seguir impulsando la Ley General de Tierra, Techo y Trabajo con propuestas concretas para mejorar la realidad de los trabajadores y las trabajadoras que más lo necesitan”.

Además pidieron por “el Monotributo Productivo, las leyes de Comunidades indígenas, Humedales, Envases, Pesca Artesanal, Promotoras de Género, Cinturones Verdes, Reparación histórica de la Agricultura Familiar, Salario Universal y Regulación de Barrios Populares”.

Entre las filas de estos movimientos sociales oficialistas se encontraban, entre otros, Juan Grabois, líder del Movimiento de Trabajadores de la Economía Excluidos (MTE); Esteban “Gringo” Castro, secretario general de la UTEP y dirigente del Movimiento Evita; Juan Carlos Alderete, diputado nacional y cabeza de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), y Dina Sánchez, dirigente de la UTEP y líder del Frente Popular Darío Santillán.

image.png

Salario Básico Universal, el pedido de Grabois

La semana pasada Alderete y Castro habían compartido junto a Juan Grabois una Asamblea Barrial en la cual se votó un plan de lucha para que se apruebe el Salario Básico Universal, sea por decreto o por ley. Luego se reunieron con Alberto Fernández en la Casa Rosada; reunión a la cual Grabois no asistió.

El dirigente social del MTE, cercano a la vicepresidenta, no perdió la chance de mostrarse crítico frente al presidente de la Nación. Dijo: “Nosotros estamos empezando un plan de lucha. Con mucho dolor, porque laburamos mucho para que se vaya Macri. Creíamos en este Gobierno y nos está decepcionando. Le pedimos que reaccione y tome medidas”.

“Hablé mucho sobre el tema del Salario Básico Universal, entiendo que ella (Cristina Fernandez de Kirchner) está de acuerdo, pero llegó un momento que vimos que esto se resolvía en la calle o no se resolvía”, agregó Grabois afirmando luego que la próxima movilización está programada para el viernes 20 de julio.

Lo acompañaban mientra hablaba Eduardo Bellboni, líder del Polo Obrero, Silvia Sarabia, coordinadora nacional del Movimiento Barrios de Pie, e integrantes de la Unidad Piquetera.

Esteban Castro, por otro lado, informó que “la semana que viene habrá noticias de las actividades" que van a realizar.

Por su parte, La UP se concentró frente al Ministerio de Desarrollo Social, el Obelisco y la intersección entre Avenida de Mayo y la 9 de julio, para luego marchar hacía Plaza de Mayo. Entre sus reclamos se encontraban el pago de un bono extraordinario de $20.000, la actualización de los programas sociales, el aumento del sueldo mínimo y la apertura del programa Potenciar Trabajo.

image.png
“Hablé mucho sobre el tema del Salario Básico Universal, entiendo que ella (Cristina Fernandez de Kirchner) está de acuerdo, pero llegó un momento que vimos que esto se resolvía en la calle o no se resolvía”, dijo Juan Grabois. 

“Hablé mucho sobre el tema del Salario Básico Universal, entiendo que ella (Cristina Fernandez de Kirchner) está de acuerdo, pero llegó un momento que vimos que esto se resolvía en la calle o no se resolvía”, dijo Juan Grabois.

Además, pidieron una audiencia con la nueva ministra de Economía, Silivina Batakis, que eventualmente fue negada. Dice Mónica Sulle, referente nacional del MST-Teresa Vive: “El martes presentamos una nota para tener una reunión con Batakis y hoy mientras íbamos camino al Ministerio de Economía nos dijeron que no nos iban a recibir”.

Luego agrega: “Tienen la agenda totalmente abierta para juntarse con los usureros del FMI, pero a los movimientos sociales que reclaman por trabajo genuino y más asistencia social nos quieren hacer esperar”.

Ambas organizaciones concuerdan con que el Poder Ejecutivo no está dando las respuestas adecuadas a los problemas que azotan a la sociedad y siguen deteriorando la situación social.

El gobierno, por su parte, relativizó las marchas y las clasificó, en palabras de funcionarios cercanos al presidente, cómo un “fracaso” y “débil”, en referencia a la convocatoria, y motivadas por cuestiones políticas.

Comentá y expresate