El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se mostró “contento” con los resultados de la consulta popular celebrada el domingo sobre la posible apertura de procesos judiciales contra ex presidentes mexicanos.

Este domingo tuvo lugar una consulta popular inédita, ya que fue la primera vez que se realizó una consulta ciudadana de este tipo de carácter nacional y bajo un marco legal, siguiendo los cauces establecidos por la Constitución desde que esta figura se incluyó en ella y quedó regulada por una ley federal de 2014.

Esta consulta generó polémicas y recibió fuertes críticas por la oposición, que dijo que fue un total fracaso. Por un lado, fue criticado el gasto público que supone llevar adelante este tipo de mecanismos, que se estima en 500 millones de pesos mexicanos.

Por otra parte, la oposición argumentó que era incorrecto plantear a la ciudadanía una cuestión como esta y dejar en sus manos la decisión sobre un papel que debería recaer de cualquier modo en las autoridades judiciales.

"No es necesaria una consulta para que se investigue a quien se tenga que investigar. Eso es un deber del Estado y de la Fiscalía General de la República que no está condicionado. Como dicen, la justicia no se consulta", dijo a la BBC Pedro Salazar Ugarte, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

La pregunta en la consulta popular, tras modificaciones realizadas por la Suprema Corte, quedó redactada de esta manera: “¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?"

La ambigüedad que predomina en la pregunta también fue blanco de críticas, ya que no se especifica a qué personas se podrían investigar ni el período de tiempo al que se refiere.

Sin embargo, López Obrador asegura que la consulta es para saber si la ciudadanía quiere que se investigue -y llegado el caso, se condene - a los cinco presidentes que le precedieron.

De todos modos, y según lo esperado, la participación en la consulta fue insuficiente. Era necesaria la participación del 40% del padrón electoral, unas 37 millones de personas, para que la consulta tenga carácter vinculante, pero sólo participó un 7%, casi 7 millones de personas.

El “sí” fue el claro vencedor con más del 90% de los votos. Muchos analistas también habían criticado la obviedad de la respuesta ganadora, ya que dan por hecho que los ciudadanos quieren que los delitos de corrupción se investiguen y se condenen.

A pesar de la baja participación y, por ende, su carácter no vinculante, el presidente de México se mostró conforme con los resultados y este lunes en conferencia de prensa expresó su contento.

Es un buen inicio porque en marzo del año próximo viene otra consulta y van a participar muchos más ciudadanos porque se le va a preguntar a la gente si quieren que continúe el presidente o que renuncie. Esa es otra gran reforma de la Constitución”, dijo.

Aclaró que espera que esta práctica de consultas se vuelva recurrente para la democracia mexicana “Esta práctica se va a ir convirtiendo en un hábito y esto lo vamos a heredar a las nuevas generaciones. Por eso estoy contento por los resultados de la consulta del día de ayer”, declaró y luego añadió que “nunca había participado tanta gente en una consulta”.

“Yo quiero felicitar a todos los que participaron ayer en la consulta ciudadana, es la primer consulta constitucional que se lleva a cabo en la historia de nuestro país, es algo realmente trascendente es el inicio formal, legal de un proceso de participación ciudadana en el marco de la democracia participativa”, declaró el mandatario.

¿Cuándo va a fracasar la democracia? Nunca, es el mejor método para resolver conflictos, para decidir, nunca va a fracasar la democracia”, había dicho antes de que se realice la consulta y lo ratificó este lunes.

Comentá y expresate