Los 17 gremios marítimo-portuarios adhirieron a la marcha del 22 de febrero
Además, rechazaron los ataques al sindicalismo. Apoyos y disidencias a la movilización

La Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra), que lidera Juan Carlos Schmid e integran 17 sindicatos, adhirió a la marcha camionera del 22 de febrero y respaldó el documento gremial del 18 de enero "Quien quiera oír que oiga", elaborado en Mar del Plata y aprobado por la CGT. Además, denunciaron ataques al sindicalismo.

En este sentido, la Fempinra sostuvo que el movimiento obrero "no permanecerá encerrado en la lógica de republicanos honestos versus sindicalistas mafiosos", por lo que denunció "el embate antisindical".

"Los aumentos de los niveles de pobreza, las cesantías y la ostensible política de cancha inclinada a favor de los grupos dominantes nos aleja del diálogo con voluntad de cambio. Ello atenta contra la paz social. No existe el mentado gradualismo sino un ataque al desarrollo nacional y una estrategia deliberada de baja de los salarios y los convenios colectivos, en especial luego de la sanción de una reforma previsional vergonzosa que se sirvió de una ruptura de los códigos de confianza con el movimiento obrero y utilizó la iniciativa laboral como caballo de Troya para reducir los ingresos de los pasivos", señaló un documento.

El secretario de Prensa de la Federación, Luis Rebollo expresó en representación de la Fempinra que el documento de Mar del Plata y "la lucha contra la reforma previsional fueron un punto de inflexión para la actitud que debe adoptar el movimiento obrero en defensa de los trabajadores", por lo quela marcha del 22 ya tomó "una dimensión que desbordó una demanda sectorialy se instaló como la caja de resonancia de los trabajadores, los jubilados y los movimientos populares".

"La Fempinra y sus gremios adheridos participarán de forma activa en esa movilización ante la realidad de los salarios viejos, los precios nuevos, los brutales tarifazos y el endeudamiento", y añadirán "los reclamos propios de rechazo al veto de la Ley de Industria Naval, que implicó renunciar al desarrollo de la industria de industrias y a la soberanía, y a la incertidumbre respecto del futuro de los puestos laborales en el puerto". "La organización estará presente en todas las luchas sectoriales y en sus conflictos específicos e intensificará las acciones en defensa de paritarias libres y sin techo y en rechazo del intento de vulnerar los derechos de los trabajadores", concluyó Rebollo.

Fuente: Tn.com.ar