Mauro Osores, el policía del grupo Halcón que mató a un delincuente de 22 años tras un intento de robo en el Parque Camet, declaró este viernes en Tribunales y seguirá en libertad.

El efectivo dio su versión de los hechos ante el fiscal del caso Juan Pablo Lódola. Las primeras presunciones de la investigación indican que el hecho fue un acto de legítima defensa.

En su declaración, el policía contó que el miércoles había ido temprano junto a su novia a pasar el día al Parque Camet, donde tomaron mate y jugo y comieron conitos que compraron en un supermercado chino de la zona.

Según contó, cerca de las diez de la noche estaban en su auto cuando vio que se acercaban tres hombres y "uno de ellos tenía un arma". Los delincuentes le rompieron el vidrio del vehículo y uno de los agresores intentó meterse por la ventanilla del auto para robarle. En ese momento, relató, comenzó un forcejeo. Osores se identificó como policía y efectuó tres disparos. El enfrentamiento terminó con un asaltante muerto.

La declaración del efectivo coincidió con el relato de su pareja, que también dio su versión de los hechos ante el fiscal Lódola. Ahora los investigadores aguardan el resultado de los peritajes balísticos y el informe de la autopsia al cadáver del delincuente abatido.

Antes de la declaración de Osores, se vivieron momentos de máxima tensión. Cuando el policía llegó a Tribunales, lo estaban esperando los familiares del ladrón abatido para increparlo. Fue necesaria la intervención de la Policía para evitar que los incidentes pasaran a mayores.

El caso

El hecho ocurrió el miércoles cerca de las diez de la noche cuando el efectivo, que estaba de franco de servicio, fue sorprendido por tres delincuentes que intentaron robarle mientras se encontraba en su auto junto a su novia en el Parque Camet.

El policía se resistió al asalto y extrajo su arma reglamentaria calibre 9 milímetros para evitar el robo. El enfrentamiento terminó con un delincuente baleado que murió en el lugar, mientras que los otros dos asaltantes escaparon y son intensamente buscados por la Policía.

Los investigadores analizan las cámaras de seguridad del lugar y de las calles adyacentes para ver el recorrido que realizaron los delincuentes tanto al llegar como en la huida.

El ladrón abatido tenía antecedentes penales según dijeron fuentes del caso. En el lugar del hecho trabajaron efectivos de la DDI (Delegación Departamental de Investigaciones) y la Policía Científica.

Luego de confirmarse que el hombre que mató al ladrón es un policía, el fiscal Lódola dispuso que las actuaciones queden a cargo de personal de la Asesoría Pericial.

Tras recibir el disparo, el delincuentes intentó escapar pero cayó a los pocos metros y falleció en el lugar. Sus dos cómplices se dieron a la fuga y por el momento permanecen prófugos, aunque la Policía montó un fuerte operativo para detenerlos.

Comentá y expresate