martes 22 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Policiales

Los escalofriantes detalles del parricidio y qué ocurrió en la casa horas antes del horror

"Fue un ataque desorganizado", dijo el fiscal Alejandro Pellegrinelli. Y afirmó que la investigación del doble crimen del barrio Bernardino Rivadavia "está centrada en la salud mental" de Uriel Tapia Saín.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

"Los peritos determinaron que Tapia sufrió un cuadro psicótico agudo con imposibilidad de permanecer sometido a un proceso penal. Desde el punto de vista psiquiátrico, presentaba características de peligrosidad para sí y para terceras personas", afirmó el fiscal.

El parricida intentó escaparse el sábado del área de Salud Mental del Hospital Interzonal, donde permanece internado con custodia a raíz del brote psicótico. "Fue una fuga breve, corta, abortada por la Policía. Se reforzaron las medidas de seguridad y se le reforzó la medicación para estabilizar el cuadro que presenta", señaló.

El hecho ocurrió cerca las de 13 en una casa de Matheu al 4600 y generó conmoción en Mar del Plata. "Fue un ataque desorganizado. Usó un cuchillo que quedó doblado por tanta violencia y un martillo o masa con el que le dio algunos golpes a las víctimas", contó el fiscal Pellegrinelli.

image.png

Las víctimas fatales fueron identificadas como Corina Tapia y su padre José Tapia, abuelo del acusado.

El cuerpo de la mujer asesinada fue encontrado tendido sobre el suelo en el patio trasero. El cadáver tenía numerosas heridas cortantes en la zona del abdomen y tórax.

Dentro de la casa, los investigadores hallaron a los abuelos del joven con lesiones cortantes en el tórax. Las víctimas fueron trasladadas por una ambulancia del SAME al HIGA, pero el hombre llegó en grave estado y falleció.

Rosa Lezama (67 años), la abuela del parricida del barrio Bernardino Rivadavia, recibió seis puñaladas pero se encuentra lúcida en el HIGA.

El parricida padecía adicciones y ya había protagonizado otros hechos de violencia intrafamiliar. "El día anterior al doble crimen, Tapia abordó imprevistamente a la pareja de una de sus tías y le provocó lesiones en el rostro", relató el fiscal.

Dejá tu comentario

Te puede interesar