Los médicos forenses aportaron precisiones fundamentales a la investigación del crimen de Ariana Palacios, asesinada por su propio padre, que casi un mes después admitió el crimen y confirmó que el cadáver lo había enterrado aquella misma noche en el fondo de su casa.

La autopsia solicitada por el fiscal Walter Leguisamo, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción N°2 de Morón, confirmó que la muerte se produjo por tres puñaladas, todas a la altura del cuello y una de ellas con una profundidad y extensión de corte que resultó letal. El homicida le dejó clavada allí la cuchilla con una hoja de 20 centímetros de largo.

Según las resultados preliminares de la autopsia, la causa de muerte fue esa puñalada que le cortó la arteria carótida y afectó también la laringe, mientras que las otras dos cuchilladas no fueron profundas, indicó Télam.

El crimen de Ariana, madre de una nena de seis años, se esclareció este lunes cuando su cuerpo fue encontrado sepultado junto a una medianera, en el pasillo del patio de su casa, ubicada en la calle Felix Frías 3577 de Villa Tesei, partido de Hurlingham.

ariana asesino.png

Su padre y único detenido en la causa es Willy Palacios de 64 años, nacionalidad boliviana y empleado de una funeraria porteña. El femicida le había confesado el día anterior el crimen a otro de sus hijos.

El joven le dijo a la policía que su padre le contó que el 28 de agosto, alrededor de las 11, discutió con Ariana cuando estaban a solas en su casa, forcejearon, la asesinó clavándole un cuchillo en el cuello y luego la enterró en el patio de su casa.

Palacios reiteró la confesión este lunes en su indagatoria ante el fiscal Leguisamo y quedó detenido acusado de "homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio", delito por el que podría ser condenado a prisión perpetua.

El acusado también reconoció ante el fiscal que intentó encubrir el homicidio dando pistas falsas y distintas versiones al entorno de su hija: le dijo al novio de su hija que rehiciera su vida porque Ariana tenía una nueva pareja y había decidido "cambiar de aire y de trabajo".

A algunas amigas les dijo que estaba de viaje por el interior, que había ido a vender productos y hasta que les había pegado a sus padres y que por eso se había ido. También les había pedido que no la buscaran más.

Incluso, el confeso femicida reconoció en su indagatoria que él mismo desde un celular que había comprado y al que le colocó el chip de la línea de su hija enviaba mensajes haciéndose pasar por Ariana.

Comentá y expresate