Referentes de distintas organizaciones sindicales de Mar del Plata analizaron en Estudio Político lo que deja el gobierno saliente y las expectativas a partir de diciembre, cuando asuman las nuevas autoridades en Nación, Provincia y en el municipio.

Paula Germinario, delegada del Sindicato de Obreros y Empleados de la Educación y la Minoridad (Soeme); Ezequiel Navarro, secretario general de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), y Miguel Guglielmotti, secretario general de la Confederación General de los Trabajadores (CGT) coincidieron en la importancia de “tener canales de diálogo”.

“El gobierno de Cambiemos anunciaba diálogos con todos los sectores y nunca lo hizo”, remarcó Navarro. Al mismo tiempo, consideró la necesidad de que “se restituya el Ministerio de Trabajo y de Salud, que son fundamentales”.

Es necesario que se restituya el Ministerio de Trabajo y de Salud, que son fundamentales.

“El sector obrero tiene un rol fundamental (para llevar adelante las reuniones), al igual que el empresarial. Sería positivo contar con un Consejo Económico abocado al trabajo y a la producción. Hay que revalorizar la unidad”, sostuvo por su parte Guglielmotti.

Sería positivo contar con un Consejo Económico abocado al trabajo, a la producción.

En tanto, Germinario indicó que “lo que viene es fundamental frente a tantas falencias que le dejó este modelo”.

Lo que viene es fundamental frente a tantas falencias que le dejó este modelo.

El secretario general de la CGT local enfatizó el sector gremial debe realizar un trabajo de “reunificación”. “Dentro de la región Mar del Plata, la CGT tiene más de 60 gremios nucleados e integra a los movimientos populares, trabajadores no registrados o en cooperativas. Nosotros marcamos un camino distinto o de unidad”, dijo.

En este sentido “el desafío del movimiento obrero es generar espacios para debatir la cuestión productiva de la ciudad y para que Mar del Plata deje de encabezar la lista de los lugares con mayor desocupación”. “También hay que pensar políticas públicas”, agregó. Esto, según afirmó, “va a ser una decisión del intendente electo, Guillermo Montenegro”.

Durante el programa los representantes gremiales también repudiaron los carteles que empapelaron la ciudad con una crítica a los votantes. "Son una ciudad pobre y votaron otra vez a un gorila. No tienen arreglo", reza el polémico afiche que lleva la firma de la CGT y Apops, el sindicato que nuclea a los trabajadores de Anses. Incluso aparece el nombre del líder de Apops a nivel nacional, Leonardo Fabre.

“Es un gremio enrolado en la CGT, pero eso no quiere decir que la CGT a nivel nacional lo avale”, afirmó el titular de la confederación a nivel local.

Por su parte, el secretario general de ATE consideró que se trata de “actitudes irresponsables que no suman”. “Fabre no va a pagar el costo y es algo que genera malestar en la ciudad”, señaló y comparó el hecho con las críticas que hizo el presidente Mauricio Macri tras las PASO, cuando afirmó que los argentinos “votaron mal”.

Comentá y expresate