Luego de la devaluación, el Gobierno anunció la eliminación del IVA en 13 categorías de alimentos básicos hasta diciembre para poner un freno a los aumentos o bajar los precios de los productos en las góndolas de los supermercados.

En este sentido, hubo artículos básicos de primeras marcas que redujeron sus precios hasta 18% (todo el IVA) a diferencia del valor que tenían el lunes 12 de agosto, cuando el dólar se disparó a 61 pesos. Y tras la quita impositiva anunciada el jueves 15, los precios promedio de muchos productos básicos en la actualidad son más bajos que los que tenían el día de la devaluación, según publicó Infobae.

Tras la medida, las principales cadenas de supermercados notificaron a los clientes a través de cartelería o mediante los distintos canales de comunicación, sobre todo mails y redes sociales, cómo aplicarían el cambio en los valores. No fue de un día para el otro. Hubo firmas que explicaron que demoraba la actualización de la lista de valores.

Algunos de los alimentos que más bajaron fueron el litro de leche descremada larga vida Verónica; el kilo de pan rallado San Agustín, de Molino Cañuelas; y la caja de 25 saquitos de té Virgin Islands, de La Virginia. En todos los casos, la reducción de precio alcanzó el 17%.

Los valores explicitados son un promedio de todas las cadenas de supermercados que informan sus precios al Gobierno en bases diarias. Los tres artículos mencionados al martes pasado (día del análisis) no habían tenido aumentos de precios antes de la quita del IVA. Por ejemplo, el litro de leche larga vida Verónica costaba, el lunes 12, $56,50, el 16 de agosto, $56,30, y el 20 de agosto, $46,90.

En tanto, la polenta instantánea Prestopronta de 500 gramos de Arcor también tuvo una baja importante (16%). De $51,80 que costaba el lunes tras las PASO, subió a $52,70 esa semana para quedar hoy, tras la eliminación del IVA, en un valor promedio de $43,50. A su vez, el kilo de yerba con palo plus marca Rosamonte, de Hreniuk, bajó de $183 a $155,90. En este caso, la baja fue del 15%.

Entre los que se redujeron 10% y 13%, se encuentran el kilo de arroz largo fino en bolsa marca Lucchetti y los fideos spaghetti Matarazzo de 500 gramos, de Molinos Río de la Plata; los fideos spaghetti Knorr, de Unilever; la jardinera de hortalizas y legumbres Inalpa de 350 gramos; y el kilo de yerba bajo polvo con palo concentrado marca Taragui, de Las Marías, de acuerdo con el análisis realizado por la cartera que dirige Ignacio Werner.

En el caso del litro de leche en sachet 1% La Serenísima, el informe de Comercio asegura que bajó 8%, ya que pasó de un precio promedio de $47,60 a $43,90 en una semana. A su vez, el litro y medio de aceite de girasol Cocinero, de Molinos, tuvo una merma promedio del 6%. Lo mismo que el yogur Sancor Yogs de Vainilla (pote de 190 gramos), que cayó de $36,4 a $34,40.

Si bien no en todos los casos se refleja una caída de precio, desde Producción remarcan que si no hubiera sido por la quita del IVA en las categorías básicas, los precios en góndola habrían subido fuertemente producto de la devaluación y la incidencia del dólar en los costos de producción.

Del relevamiento oficial, uno de los productos que mantuvo su precio es el kilo de harina de trigo 000 Pureza, de Molino Cañuelas, que en promedio mantiene su precio en torno a los $42. La marca Caserita, de Andrés Lagomarsino e Hijos, apenas bajó 2%. Es uno de los alimentos al que más le incide la devaluación porque el trigo, principal insumo, tiene valor dólar.

Comentá y expresate