Los represores Alfredo Astiz y Miguel Etchecolatz pidieron la prisión domiciliaria en las últimas horas, por el riesgo de contraer coronavirus. Son más de veinte los detenidos por crímenes de lesa humanidad que realizaron planteos similares.

Astiz, condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad en la ESMA, tiene 69 años y cáncer de próstata, por lo cual -según su defensa- integra el grupo de riesgo ante la pandemia, explicaron fuentes judiciales.

El Tribunal Oral Federal 5 que lo condenó dispuso que se convoque a una junta médica para evaluar su situación antes de tomar una decisión.

Astiz cumple dos condenas a prisión perpetua -ambas dictadas por el TOF 5- en la cárcel de Ezeiza.

Asimismo, Etchetcolatz, de 90 años, realizó el pedido mediante la defensa oficial, que remarcó los riesgos de salud para una persona de su edad frente a la pandemia del coronavirus. Etchecolatz fue el jede de la Policía Bonaerense durante la dictadura y condenado por más de 400 secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones forzadas.

A fines de 2017, Etchecolatz había recibido el beneficio de la prisión domiciliaria en Mar del Plata, pero el repudio de la sociedad provocó que la Cámara de Casación lo devuelva a prisión.

Comentá y expresate