La Justicia pidió el traslado de los 11 rugbiers detenidos por el asesinato de Fernando Báez Sosa a un penal. El pedido fue remitido por los fiscales del caso y la orden llegó al Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Luego de pasar cuatro días en celdas de la DDI de Villa Gesell, la comisaría 2º de la localidad costera y la 1º de Pinamar, irían a la Unidad Nº6 en la jurisdicción de Dolores, la más cercana, mientras la fiscal Verónica Zamboni recolecta pruebas del caso para fortalecer un eventual pedido de prisión preventiva.

Sin embargo, el pedido de envío a prisión todavía no fue efectivizado. Para empezar, en la Nº6 de Dolores no hay lugar, según publicó Infobae. El Informe Anual 2019 de la Comisión Provincial de la Memoria la marca como la cárcel más sobrepoblada de la provincia: 343% de exceso de detenidos, 3,4 presos donde debería haber uno. En diciembre de 2018 tenía un cupo establecido de 370 detenidos: había 833.

El hecho del traslado a la prisión no significa que se agrave la acusación en su contra por “homicidio agravado”. Además, el SPB podrá adoptar distintas medidas para separarlos de la población general dado su perfil de alto riesgo. Sin embargo, hasta el momento, la Justicia no pidió ninguna medida especial y ningún penal particular como destino.

Mañana se espera que los once acusados enfrenten una rueda de reconocimiento, a la que asistirán seis amigos de la víctima.

Comentá y expresate