Facebook es una vidriera que creamos para mostrarnos e interactuar con los otros. Compartimos las actividades y eventos a los que asistimos, publicamos “lo que somos” - o eso que queremos ser-. Pensamientos y emociones se fusionan en el espacio definido como perfil y que nuestros “amigos” pueden ver.

Como cualquier adolescente, Lucía Bernaola (14) y Federico Sasso (19) tenían su participación en la red social más popular del mundo. Los dos jóvenes de Mar del Plata subían a sus cuentas imágenes e información de lo que les gustaba hacer.

Después de la trágica madrugada del 4 de junio en la que Federico, alcoholizado, atropelló y mató a Lucía, el nombre de ambos se difundió en los medios nacionales. En aquellas noticias los comentarios de la gente no tardaron en llegar. Palabras de pésame, críticas, opiniones, mensajes de bronca, dolor, furia.

Fueron muchos los usuarios que decidieron buscar el perfil de Federico en Facebook y escribir en su muro o en sus fotos sobre el fatal hecho. Las postales en las que se veían al joven junto a su auto "con modificaciones estéticas" se llenaron de mensajes. Lo mismo sucedió con el perfil de Lucía.

Ahora, la red social refleja el fallecimiento de la adolescente y conserva emotivas imágenes. “En memoria de Luchi Bernaola se puede leer en la cuenta conmemorativa que creó Facebook, un lugar para que amigos y familiares se reúnan y compartan recuerdos sobre ella.

El contenido que publicó permanece visible. La podemos observar junto a sus amigas, su novio, sus hermanos, su madre, su papá, entre otros seres queridos. Pero ya nada se puede ver del joven que está detenido por el hecho: eliminó su perfily no queda información por conocer sobre él.

Federico Sasso desapareció de Facebook, la vida de Lucía Bernaola, conmemorada.

Comentá y expresate