“Estamos acá porque no confiamos en nadie”. Luis Tagliapietra, uno de los familiares veedores que aún permanecen en el buque Seabed Constructor, todavía procesa lo que vivió el último viernes, tras encontrar al ARA San Juan. Mientras viaja a Ciudad del Cabo (Sudáfrica), antes de emprender a la Argentina, Tagliapietra dialogó vía Skype con Telediario y contó sus sensaciones tras el hallazgo.

“Fue un año de mucha lucha. Peleamos en muchos frentes, tanto en Mar del Plata como contra el Gobierno nacional, cuando tuvimos que acampar en Plaza de Mayo. Luchamos contra todos, porque parecía que nadie hacía nada para poder buscarlos y encontrarlos”, dijo Tagliapietra quien, al momento de definir su sentimiento actual, señaló: “Yo usaría la palabra paz, porque le prometí a mi hijo no bajar los brazos hasta encontrarlos y los pudimos encontrar”.

Al momento de abordar las dudas que manifestaron algunos familiares, quienes sostuvieron que las autoridades ya sabían el lugar en el que se encontraba el submarino, Tagliapietra consideró: “Lo de la duda es razonable, porque una de las cosas por las que estamos acá es porque no confiamos en nadie. Pero esto se dio así: mientras estábamos barriendo al norte, en la Península de Valdés, esa zona que pidió verificar la jueza. Hasta que apareció este nuevo contacto e hicimos 250 millas hacia el sur. Y a las 11,30 del viernes vimos el casco y la vela. Se hizo un pequeño impasse, la empresa se lo comunicó a la Armada en Buenos Aires y entre las 0,30 y la 1 se enteraron los familiares”

Ante el pedido de reflotamiento del submarino, por parte de la mayoría de los familiares, Tagliapietra transmitió las apreciaciones de los especialistas, quienes marcan la dificultad de la operación. “Los expertos dicen que es prácticamente imposible reflotar el submarino. Pesa 2300 toneladas y a eso hay que sumarle la presión y el peso del agua que debe tener adentro. De todos modos, si existiera la posibilidad, hay que ver si es posible quitarlo sin romperlo. A esos efectos, creo que no va a ser posible”. “Sí sería más útil ingresar con una sonda al interior”, reconoció.

“Esperamos que vengan peritos internacionales. Yo procuré que no quede ningún detalle sin registrar. Al interior no se puede acceder, ya se verá si en el futuro se puede. Pero primero vamos a ver qué utilidad tiene todo esto. Hay que estar tranquilos, este va a ser un largo camino. Hay que ser serenos, pensantes y respetuosos de la memoria de los chicos”, concluyó Tagliapietra.

Comentá y expresate