Mauricio Macri todavía no habló públicamente sobre el nuevo caso de corrupción que involucra a ex funcionarios kirchneristas y empresarios de primera línea de la construcción, incluido el CEO de IECSA, la firma que hasta hace unos meses perteneció a su primo Angelo Calcaterra.

Pero, en privado, dejó saber que quiere que la Justicia avance.Así lo confió ayer el ministro Germán Garavano al indicar que, “como dijo el Presidente, no importa quién cae sino que se haga Justicia y se termine con años de impunidad”.

Este jueves, con una parte de las cartas sobre la mesa, y consumada la detención de Javier Sánchez Caballero, mano derecha histórica de Calcaterra y también hombre clave del dueño anterior de la empresa, Franco Macri; el Presidente se refirió al caso en privado, durante la reunión de coordinación que mantuvo con sus principales colaboradores.

Y el mensaje que dio fue en línea con lo expuesto por Garavano.“Este escándalo va a salpicar a varios empresarios y es lógico que así pase”,pronosticó, en una frase que fue interpretada por sus colaboradores como una señal de que está dispuesto a aceptar que la depuración llegue, incluso, hasta al corazón de su familia, si es que así lo determina el juez federal Claudio Bonadio, a cargo de la causa por coimas iniciada a partir de una investigación realizada por el periodista Diego Cabot en La Nación.

Fuente: Clarín.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate