Su llanto y el pedido desesperado para que lo dejen trabajar en el día más importante del año se viralizó en poco tiempo. Danilo, propietario de una parrilla en San Nicolás, no pudo trabajar por un piquete justo frente a su local, en el día en que miles de fieles llegan a la ciudad para venerar a la Virgen del Rosario.

Jamás imaginó este comerciante que al día siguiente serían muchas las personas que, después de haber visto su video, se acercarían a "El Carrito de la Rotonda" para comer al paso al simplemente manifestarle su apoyo. Mucho menos que recibiría el llamado del presidente Mauricio Macri.

"Hablé con él a las 5 de la tarde. Fue una charla muy amena, como si fuera un amigo. Me llamó, fue un gran orgullo. Me dijo que siga así con fuerza, trabajando y luchando por un país mejor, que de esto se puede salir adelante", sostuvo Danilo en declaraciones al canal A24.

Embed

Contó que él le manifestó sus "ganas de que esto pueda cambiar de raíz. Venimos de cuatro o cinco décadas decadentes en el tema educativo, lo vemos a diario con la gente que sale a pedir".

Sobre los manifestantes que le impidieron trabajar en el días más esperado del año, señaló que "tienen todo el derecho por la ley pero yo también. Esto de quemar gomas y cortar un acceso tan importante para San Nicolás representó no una angustia personal sino, creo yo, colectiva".

El 25 de septiembre es el día más esperado por muchos de los comerciantes de la ciudad debido a los miles de fieles que llegan para celebrar a la Virgen del Rosario y él tenía todo listo para recibir a los comensales, pero sólo pudo trabajar con "dos mesas", después de las 15 horas.

Fue frente a la parrilla "El Carrito de la Rotonda", ubicada en Avenida Savio y 188, en San Nicolás.

Discutió, apagó el fuego de las cubiertas quemadas en la calle y hasta imploró que lo dejen trabajar, pero no tuvo éxito. "La culpa es del presidente (por Mauricio Macri)", le respondió uno de los manifestantes.

En pocas horas el video de la discusión se viralizó y fueron cientos los que se comprometieron a ir a la parrilla para darle una mano a su propietario. Muchos cumplieron su promesa.

Comentá y expresate