El presidente Mauricio Macri aterrizó este sábado por la mañana en un vuelo chárter en el aeropuerto de Quebec, Canadá. Tras pasar por el hotel en la ciudad vieja, donde se alojará por estos días mientras dure su participación en la cumbre del G-7, partió para la localidad de La Malbaie, a 150 kilómetros, rumbo al resort donde están reunidos los líderes de las economías occidentales más poderosas.

Macri está invitado a esta cumbre del Grupo de los 7 (G7) -formado por Estados Unidos, Gran Bretaña, Japón, Alemania, Francia, Italia y Canadá- porque la Argentina ocupa este año la presidencia del G20.

Sin embargo, el Jefe de Estado tiene objetivos que van más allá de ese encuentro: buscará el apoyo de los líderes mundiales sobre el reciente acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y, sobre todo, una foto deseada con Christine Lagarde, la jefa del FMI, una manera simbólica de sellar el programa de ayuda por 50.000 millones de dólares que vio la luz el jueves.

El acuerdo con el FMI no está formalmente cerrado porque el Directorio del organismo debe aprobarlo el 20 de junio. Pero la foto con Lagarde, en el marco de un encuentro con líderes globales, es un cierre para más de un mes de negociaciones con el FMI y para un préstamo que supone medidas de reducción del déficit e inflación.

Macri tendrá su esperado encuentro con Lagarde a las 16, poco después de otro con la canciller alemana Angela Merkel. Al fin de la tarde se reunirá con el premier canadiense Justin Trudeau, quien lo ha invitado a cenar luego a un coqueto restaurante local acompañado de sus esposas. El Presidente argentino viajó con Juliana Awada.

Macri también tendrá encuentros informales con otros mandatarios que han sido invitados a esta cumbre, a pesar de no pertenecer al grupo, como los líderes de Jamaica, Kenia y Vietnam. Otra reunión importante que se buscaba concretar es una bilateral con el premier japonés Abe y otro encuentro con Angel Gurría, secretario general de la OCDE, la organización a la que busca ingresar nuestro país.

Si bien la delegación argentina intentó coordinar un encuentro de Macri con el presidente Donald Trump, no pudo concretarse, en medio de una inédita tensión con la batalla que el estadounidense libra con los líderes que siempre han sido aliados. Trump tuvo escasas bilaterales y adelantó su salida de la cumbre, un gesto que fue interpretado como un desplante por el resto de sus socios.

Fuente: Clarín

Comentá y expresate