La visita del presidente de la Nación a Mar del Plata, Mauricio Macri, tuvo mucho de su campaña en busca de la reelección, pero también una dosis de respaldo y acompañamiento a la candidatura de su amigo y ex funcionario de su gestión metropolitana, Guillermo Montenegro, con quien se movió aquí en todas las actividades que realizó en la ciudad.

“Espero que seas el próximo intendente de Mar del Plata”, dijo el jefe de Estado cuando se refería a las ventajas que tiene y tendrá la ciudad con la renovación y ampliación del aeropuerto local y también con la puesta en funcionamiento de un gasoducto construido por el gobierno nacional que garantiza el suministro a las nuevas propiedades que se desarrollan en el distrito.

Montenegro esperó a Macri en la estación aérea local y lo recibió con un fuerte abrazo. Juntos subieron a un helicóptero y volaron hasta la Base Naval Mar del Plata. Allí se trasladaron por tierra hasta la sede del Inidep, donde recorrieron el buque científico Holmberg y tomaron contacto con un marinero y su esposa.

Volvieron a los pocos minutos al punto de partida, ya para recorrer las instalaciones del aeropuerto donde se invirtieron 320 millones de pesos en obras para ampliar espacios interiores, ofrecer mayores comodidades y también dotar a la estación de una manga para acceder a los aviones, equipamiento que jamás tuvo.

Celebró el mandatario que esta terminal haya logrado en los últimos años un fuerte crecimiento en la cantidad de vuelos. “Eso es más trabajo para los marplatenses”, resaltó. Lo mismo hizo cuando se refirió al gasoducto, que permitió llegar con el servicio a nuevos edificios estrenados o listos para ser habitados que solo contaban con energía eléctrica por limitaciones en la prestación de gas.

Se ilusionó que con estas nuevas condiciones lleguen al municipio de General Pueyrredon muchos pedidos de habilitación de nuevas obras que, insistió, son generadoras de empleo en la ciudad.

Comentá y expresate