El presidente Mauricio Macri reconoció a Alberto Fernández como ganador de la elección de este domingo y su sucesor a partir del próximo 10 de diciembre. “Lo felicité por la gran elección y lo invité a desayunar a la Casa Rosada para iniciar una transición ordenada”, afirmó.

La convocatoria al futuro mandatario, a primera de esta lunes, busca convertirse en un mensaje a los mercados financieros para evitar sobresaltos similares a los que se dieron tras las PASO de agosto, cuando la victoria de la oposición desembocó en una fuerte devaluación en muy pocas horas.

Desde Costa Salguero, sede del centro de cómputos de Juntos por el Cambio, intentó plasmar un discurso conciliador. “Argentina nos necesita a todos”, dijo el mandatario y consideró que lo que viene tras la derrota electoral “es un período de aprendizaje”.

Felicitó desde allí a todo el equipo de de Juntos por el Cambio y en particular a quienes participaron de la fiscalización de estos comicios en los que esta fuerza logró una notable recuperación con respecto a lo logrado en las PASO.

En particular destacó el logro de Horacio Rodríguez Larreta, que retuvo la jefatura de Gobierno en Capital Federal, por primera vez en la historia con victoria en primera vuelta. Y también destacó el desempeño de la gobernadora María Eugenia Vidal. “Deja una vara muy alta en la provincia de Buenos Aires”, dijo para resaltar su gestión en estos cuatro años.

Macri, que aspira a retener un lugar fuerte como líder opositor, rescató también mucho de lo hecho desde su administración. “Quiero decirles que transformar nuestro maravilloso país depende de los argentinos, de cada uno de nosotros y nadie más”, explicó ante sus seguidores y resaltó que “gracias al trabajo que hemos realizado, hoy estamos parados sobre bases más sólidas”.

Comentá y expresate