Las críticas a la guerra comercial y las medidas proteccionistas lanzadas por el presidente estadounidense, Donald Trump, sobre varios de los países reunidos en esta ciudad para la décima cumbre de los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) impregnó el discurso que Mauricio Macri ofreció como presidente pro tempore del G-20 .

"La escalada de medidas unilaterales y de represalias tienen un potencial impacto sistémico en el crecimiento y ejercen presión sobre la eficacia del multilateralismo. Debemos ser capaces de construir consensos que acomoden las diferencias e impulsen los intereses comunes", sostuvo Macri ante una veintena de mandatarios que integran el Brics, el Brics Plus (que engloba a otros países emergentes) y Africa Outreach (que reúne a una decena de naciones del continente).

No hizo falta que mencionara a Trump. Sin ser nombrado, el estadounidense y la guerra comercial lanzada contra China y las medidas -como los aranceles sobre el acero y aluminio- que también afectaron a Rusia, Sudáfrica e India fueron centrales a los debates previos a la llegada de Macri a la cumbre.

"La clave para avanzar en nuestra ambiciosa agenda ha sido y continuará siendo el consenso. Es con este mismo espíritu que estamos presidiendo el G-20. Eso es lo que queremos para el G-20: que sea un espacio de coordinación para buscar terreno común y construir sobre preocupaciones compartidas e intereses comunes", continuó Macri.

"Es momento de fortalecer la gobernanza global. Con franqueza, pero con respeto; con principios, pero con soluciones prácticas. El multilateralismo no es, ni debe ser, un ritual de fotos para la prensa, es un seguro contra la discrecionalidad del poder y un compromiso con la coexistencia global a la que estamos destinados", completó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate