En coincidencia de los 16 meses de la tragedia del pesquero “Rígel”, que se fue a pique con parte de su tripulación, familiares de las víctimas trasladaron la habitual marcha de cada mes hasta la ciudad de Rawson, donde se tramita la causa penal por el naufragio. Y regresaron con la reclamada orden judicial para que buzos desciendan hasta el casco para confirmar que allí estén los cuerpos de los marinos que hoy figuran como desaparecidos.

“Más allá de la posibilidad de recuperar a nuestros hijos y seres queridos que allí quedaron, lo logrado sienta un precedente para que estas ni ninguna otra víctima de naufragios quede en el fondo del mar”, señaló a Ahora Mar del Plata la madre del tripulante Nahuel Navarrete, Graciela Godoy.

Recién regresada del largo viaje, resaltó que el juez Lleral por fin atendió el requerimiento y las atendió para presentarles el oficio que dispone con carácter de “urgente”el operativo para llegar hasta las profundidades y determinar si dentro de la cabina y demás dependencias de la embarcación quedaron restos de los náufragos.

Regresaron con la reclamada orden judicial para que buzos desciendan hasta el casco para confirmar que allí estén los cuerpos de los marinos que hoy figuran como desaparecidos.

Junto a Godoy viajaron Estela Vázquez y Hugo Amadeo, padres de Jonathan Amadeo; Mirta París, madre de Cristian Osorio; Rosa Acosta de Luciano Mieres y Albertina Nuñez de Fabián Rodríguez. También algunos hermanos y otros parientes de las víctimas.

“El pedido es que los buzos bajen a buscar los cuerpos de nuestros hijos”, le insistieron al magistrado, que después de un largo proceso con notas y reclamos accedió a librar esta orden que debe llevar a la práctica Prefectura Naval Argentina. Quedará ahora disponer cuál es el mecanismo a utilizar y lograr el financiamiento. La espera fue más que larga. “Son 16 meses, son 487 días”, dijo Godoy como si marcara en un almanaque cada jornada que transcurrió desde aquella tragedia del 9 de junio de 2018.

El buque había zarpado cuatro días antes desde Mar del Plata con el capitán Salvador Taliercio, el segundo patrón, Rodrigo Sanita, el jefe de máquinas, Néstor Rodríguez, el auxiliar Cristian Osorio y los marineros Rodrigo Blanco, Jonathan Amadeo, Nahuel Navarrete, Carlos Daniel Rodríguez y Luciano Mierez. Se le perdió contacto durante la madrugada, a la altura de Punta Tombo. Recién el 1° de julio se ubicó el casco, a 93 metros de profundidad.

rigel 1.jpg

Los familiares siempre denunciaron que el buque nunca estuvo en condiciones ideales para zarpar, ya que entienden que presentaba varias fallas que ameritaban su permanencia en puerto durante algunos días más.

Los familiares siempre denunciaron que el buque nunca estuvo en condiciones ideales para zarpar, ya que entienden que presentaba varias fallas que ameritaban su permanencia en puerto durante algunos días más.

Dijo Godoy que con el juez no hablaron de plazos, porque queda tiempo por delante con trámites y gestión de presupuesto. “Lo importante es que en los próximos meses tiene que haber novedades, más allá de la estrategia que elijan”, dijo a Ahora Mar del Plata.

Comentá y expresate