Un automovilista que circulaba borracho terminó sobre la vereda de avenida Luro y Olazábal y su auto fue secuestrado luego de que le realizaran el test de alcoholemia.

El hecho ocurrió este sábado por la madrugada cuando el conductor de un Volkswagen Fox perdió el control del vehículo y lo subió “bruscamente” a la esquina, según indicaron desde la subsecretaría de Transporte y Tránsito.

Personal policial que recorría la zona dio aviso a los agentes de Tránsito que al hacer el test de alcoholemia constataron que el conductor tenía 1,61 g/l de alcohol en sangre. El vehículo fue secuestrado.

Comentá y expresate