Un conductor manejaba este miércoles por la mañana tomando Gin y fue interceptado por personal de Tránsito en Castelli y Tucumán, donde dio positivo en el control de alcoholemia.

El curioso hecho ocurrió a las 9,30, cuando los agentes, en pleno control, descubrieron que el conductor llevaba una botella de plástico cortada a la mitad, en la que había mezclado gin con una gaseosa de cola.

auto bebida.jpg

El resultado del test de alcoholemia arrojó 0,93 g/l de alcohol en sangre, por lo que el conductor fue penalizado con el secuestro del auto.

Además del secuestro del vehículo, personal de Tránsito le retiró la licencia al conductor.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate