El martes 18 de diciembre, uno de los propietarios de la tradicional cadena de restaurantes "Manolo" fue asesinado a balazos en un lujoso edificio de La Perla por su ex suegro, quien a los pocos segundos se suicidó de un tiro en el pecho con la misma pistola.

El edificio Boghoss II, ubicado en avenida Libertad 3302, fue centro del escándalo. El fiscal de la causa, Alejandro Pellegrinelli, aseguró a la prensa que quedó claro desde un comienzo que se trató de un homicidio seguido de suicidio presuntamente vinculado a cuestiones familiares.

manolo 1.jpg

El resultado de la autopsia reveló que Juan Manuel Santurian (63) recibió tres disparos sobre su cuerpo, dos mientras se movía y un tercero en la zona cervical. Tras el crimen, Miguel Ángel García (70) se suicidó de un tiro en el pecho que lesionó su corazón y le produjo una muerte inmediata.

El hecho generó una fuerte conmoción a nivel familiar y en la ciudad, ya que la cadena "Manolo" cuenta con locales en la Costa Atlántica y en Miami. El empresario también tenía en marcha una importante inversión en la zona de Constitución y había sido, además, el constructor del edificio donde fue asesinado, una torre vidriada de quince pisos con vista al mar en sus plantas superiores.

De acuerdo a los voceros judiciales, los hijos mayores de Santurian estaban en Miami al momento del crimen y al enterarse de lo ocurrido iniciaron el viaje hacia Mar del Plata.

Los investigadores aseguraron que no habría otras personas involucradas, ya que las cámaras de seguridad de la cochera afirman esa hipótesis. Por esto, la causa va camino a archivarse.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate