“Permiso, me retiro”. Con lágrimas en los ojos, pero sin pronunciar nada más que esas tres palabras, Verónica Borelli, la madre de Lucía Bernaola, se levantó de su asiento antes de que termine la lectura de la sentencia. Ya había escuchado lo que le interesaba: a Federico Sasso le habían dado 6 años de prisión bajo la carátula homicidio culposo. La pena le generó indignación: ella esperaba el cambio de carátula a “homicidio simple con dolo eventual” y, según le dijo a Ahora Mar del Plata, quería 8 años para el joven que atropelló y mató a su hija de 14 años en la madrugada del domingo 4 de junio de 2017.

Sasso no irá a la cárcel. Los jueces Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Juan Manuel Sueyro decidieron no revocar la prisión domiciliaria. “Desde el día 2 que vengo revocando la domiciliaria y no me han dado lugar. Que no lo hayan hecho en la sentencia, a mi no me asombra”, expresó Borelli.

-¿Con qué sensación se quedó tras la sentencia?

-Me quedé con una sensación muy triste, una sensación que me indignó. Jueces con pocas pelotas, una Mar del Plata pidiendo a gritos justicia y tratando de que aunque sea un caso salga con una condena justa. Sinceramente, yo pienso que 6 años, que es la máxima pena de un homicidio culposo, para mí no existe. Tanto el fiscal (Rodolfo) Moure, como Maximiliano Orsini, como el fiscal (Pablo) Cistoldi y yo, estábamos luchando por el cambio de carátula. Que alguien me explique cómo un tribunal no tiene en cuenta la alta velocidad y el agravante del alcohol. No existe lo que pasó.

-No quiso terminar de escuchar la sentencia…

-Me levanté y me fui. Cuando escuché que la condena era de 6 años, dije ‘permiso, me retiro’. Mi familia actuó de manera correcta, porque realmente esta persona se merece todo esto. Sigue teniendo los privilegios como el 4 de junio, como una prisión domiciliaria, con todos los beneficios que tiene y que tuvo, porque no nos olvidemos todo lo que pasó en Balcarce. Sigue teniendo el beneficio de que no le pongan las esposas ni para entrar a un tribunal ni para sacarlo del tribunal, y esta persona está presa. Hoy se fue sin esposas. El mensaje que yo tengo que decir es ‘salgan a matar, tomen alcohol’. Eso es lo que nos dicen los jueces. Yo te digo sinceramente, ni Maximiliano Orsini, ni el fiscal Moure, ni Cistoldi ni yo pedíamos los 6 años. Nosotros íbamos por el dolo eventual. Esa es la realidad. Ahora, si los demás dan notas y dicen otra cosa… No es así. Todos esperábamos el cambio de carátula y Mar del Plata esperaba justicia.

-Sasso seguirá con prisión domiciliaria, ¿usted esperaba que le quitaran ese beneficio?

-Desde el día 2 que vengo revocando la domiciliaria y no me han dado lugar. Que no lo hayan hecho en la sentencia, a mi no me asombra. Yo no esperaba nada. Lo único que esperaba es que, si mi abogado pidió 12 años y el fiscal pidió 10, que le den 8. Aunque sea el cambio de carátula… ¿Sabés una cosa? Te lo dice la mamá de Lucía: perdí. En este tribunal, en esta instancia, perdí. Porque él sigue con su prisión domiciliaria y le dieron 6 años. Ninguna a favor.

-Usted dijo apenas terminada la sentencia que cree más en la justicia de afuera que en la de Mar del Plata. ¿Confía en la apelación?

-Yo a estos jueces los respeté durante los 10 días previos al juicio. Pero hasta ahí llegó mi respeto. Vos no me podés decir que no es un agravante el alcohol que tenia Federico Sasso. Yo juro que cuando esto llegue a Casación, a estos tres jueces boludos se les cagan de risa. ¿Cómo no vas a tener en cuenta ese agravante y los 80 kilómetros por hora doblando una curva? Hubo 7 personas heridas. El dolo eventual estaba clarito hasta con los testigos de Sasso. ‘Pensábamos que nos moríamos’ dijo uno. Se cagaron en la persona muerta que es mi hija, y en 10 chicos más. Eso es lo triste. A este Tribunal le faltan huevos.

Comentá y expresate