Distintas organizaciones se autoconvocaron y se movilizaron este miércoles en avenida Luro y Mitre para pedir justicia por el femicidio de Úrsula Bahillo, la joven de 18 años que fue asesinada a puñaladas por su ex novio, Matías Ezequiel Martínez, un policía de 25 años. El hecho ocurrió en la ciudad bonaerense de Rojas.

“Nos organizamos para salir a la calle. Úrsula había denunciado a su pareja 18 veces y la mató”, afirmó a Telediario Lara Paglion, integrante de Mumalá. “Sabía lo que vivía, no podía salir. El estado no le brindó las herramientas necesarias”, agregó. Y recordó que al terminar su función los efectivos “deben desarmarse” para regresar a sus hogares. “Eso no requiere inversión, requiere gestión”, dijo.

Rocío García, del Plenario de Trabajadoras, advirtió que “dos mujeres por día son asesinadas en la Argentina”. “Y son mujeres que piden ayuda, que tienen medidas perimetrales, botones anti pánico, pero esas medidas son ineficaces. Faltan medidas concretas para terminar con la violencia de género”, sostuvo.

En Mar del Plata “hay lista de espera para los botones antipánico”. “Las comisarías de la mujer no atienden los fines de semana. En la ciudad empezamos con el hecho en Sierra de los Padres. La situación es crítica a nivel local, provincial y nacional y las responsabilidades son las mismas”, agregó García.

Úrsula sufrió al menos 15 puñaladas en la espalda, torso y cuello, según reveló el resultado preliminar de la autopsia, informaron fuentes judiciales. El ataque contra Úrsula comenzó por la espalda y que cuando ella intentó escapar el femicida la volvió a sujetar para apuñalarla en el torso y en el cuello.

El Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires intervino las comisarías de Rojas, al tiempo que la madre de la víctima pidió "prisión perpetua" para Matías Ezequiel Martínez, quien quedó formalmente imputado por femicidio más los agravantes de "alevosía" y "ensañamiento".

Esta calificación implica para la justicia que el asesino se aprovechó del estado de indefensión de la víctima y que buscó deliberadamente aumentar su sufrimiento.

Martínez permanecía alojado bajo custodia en el Hospital General de Agudos San José de Pergamino y el fiscal de la causa, Sergio Terrón, aguardaba a que reciba el alta médica para indagarlo entre mañana y el viernes.

Según las fuentes, el policía, que al momento del hecho estaba con carpeta psiquiátrica, quedó formalmente detenido por orden de la jueza de Garantías 3 de Junín, María Laura Durante, quien convalidó la acusación formulada por la fiscalía.

Los restos de Úrsula fueron despedidos este miércoles por la tarde por una multitud que acompañó el cortejo fúnebre desde la sala velatoria Casa Solari.

"Doy gracias a Dios que mi hija fue una hija que no tomaba, no fumaba, no bebía, jamás. Por lo tanto, se fue un ángel al cielo y hoy es una mártir por haber derramado su sangre por una persona realmente asesina, violadora", dijo esta tarde al terminar el velatorio Patricia Nasutti, madre de la joven.

Comentá y expresate