Cuando Josefina Diez tenía 9 años daba charlas en su colegio sobre medio ambiente. A los 25, a través de una cuenta de Instagram, busca hacer lo mismo: concientizar, informar y llevar a cabo un emprendimiento reutilizando plásticos.

“Hace rato que tenia ganas de emprender un proyecto personal relacionado a mi profesión, soy Licenciada en Gestión Ambiental. Previo a la cuarentena por covid las rutinas y las tareas cotidianas me quitaban tiempo para sentarme a pensar qué es lo que quería hacer. Al comienzo de la cuarentena nacional, en abril precisamente, aproveché el tiempo en casa para capacitarme y realizar distintos cursos sobre temáticas ambientales”, cuenta a Ahora Mar del Plata.

Desde un primer momento el contexto global la hizo repensar sobre qué quería proyectar a futuro como profesional ambiental. Si bien al principio su deseo fue viajar debió cambiar de rumbo y quedarse a emprender en Mar del Plata. La idea es crear objetos a partir de plásticos reciclados y luego venderlos.

“Me decidí por abocarme en la problemática de los residuos, principalmente de los plásticos. Considero que el plástico desechado no es basura, es un recurso que en el ambiente ha de causar muchos impactos negativos. Es un material muy interesante para trabajar, muy abundante -en el buen y mal sentido- y muy poco reciclado”, remarcó la joven.

Según explicó la joven el puntapié que originó a Marsinplast fue consultar que la la cooperativa CURA - hoy en día la encargada de la recuperación de los materiales de las bolsas verdes de todo el municipio- no comercializa el poliestireno (envases de quesos crema, dulce de leche, cubiertos descartables, entre otros), el polipropileno (tapas plásticas y bandejas descartables), y el polietileno de alta densidad (envases de shampoo, acondicionador), ya que, “no tienen compradores porque es más económico crear envases a partir de materia prima virgen que reciclada”.

La importancia de reducir

“Reciclar es igual de importante que reducir la generación de residuos, desde Mar sin Plast se quiere resignificar el plástico para volver a recircularlo al sistema de producción así evitamos que tengamos que seguir consumiendo materia prima. El eje principal del proyecto es la economía circular participativa y sostenible. La economía hoy en día es lineal: se produce, se consume y se deshecha, y ese deshecho no se considera como recurso. También está la economía de reciclaje que si bien se vuelve a utilizar el deshecho como recurso, no es tan completo como la economía circular. En esta se promueve la reducción, participación, el reciclado, el rechazo de los residuos y muchas cosas más que actúan de manera sinérgica. En Mar del Plata está bastante verde la cuestión, en el mal sentido, respecto a la generación de los recursos el reciclaje es obsoleto en muchos lugares del mundo”, completó.

Los marplatenses y el reciclaje

“Hay mucha voluntad por hacer algo, pegó fuerte el emprendimiento y tiene a penas un mes desde que se lanzó. Entiendo que muchos tienen voluntad aunque haya desinformación y rumores de que la planta de separación no funciona. Falta difusión, entiendo que a nivel municipal es complejo llevar una campaña de difusión más con los inconvenientes que estamos viviendo, pero desde mi lugar como emprendimiento trato de colaborar lo que recibo como actúa el municipio. La idea es colaborar y no ser un emprendimiento crítico, sino solidario con el municipio y la comunidad”, aseveró.

Josefina cree que los jóvenes quieren vivir en un “mundo más sano”, pero en su emprendimiento participan todos. “Es una comunidad muy heterogénea, de hecho las primeras donaciones de plásticos han sido de personas adultas. Todas las edades están haciendo un ‘click’, y creo que la pandemia ha empujado a muchos a pensar y actuar de manera más sana y responsable con el ambiente”, asegura.

Si bien su proyecto se encuentra en una primera etapa, que es la de difusión, ya tiene mucho material para triturar. “El material se tritura y se utilizará para hacer objetos de uso cotidiano: macetas, contenedores, ensaladeras, fruteras. Se trabaja con moldes, es la idea empezar con esto q son elementos sencillos y que tengo capacidad de fundirlos. Y más adelante, poder incorporar otro tipo de elementos para vender”, agrega.

Para colaborar con plásticos y conocer más de su iniciativa: Instagram @marsinplast

Comentá y expresate