Sospechado porque sus respuestas ya no eran convincentes, un hombre terminó por confesar que mató a su hija a puñaladas y luego la enterró en el fondo de su propia casa.

A Ariana Yésica Palacios,de 30 años y madre de una niña de 5, la buscaban sus amigos y familiares desde hacía un mes en la localidad bonaerense de Villa Tesei, donde se la había visto por última vez.

Aun restan confirmar estudios forenses pero se estima que Willy Palacios Montañio, boliviano y de 64 años, la mató hace casi un mes y desde entonces vivió en el mismo domicilio donde había sepultado el cadáver.

A Montañio recién pudieron detenerlo en las últimas horas, una vez que se conoció su confesión y se pudo corroborar que los restos estaban bajo tierra, en los fondos de la casa del acusado.

Se presume que padre e hija mantuvieron una fuerte discusión que Montaiño cerró con un fuerte golpe y un profundo corte en el cuello que le provocó con un cuchillo. Consumado el crimen, intentó ocultar el cuerpo.

La investigación está a cargo de Walter Leguizamón, fiscal de la Unidad Funcional N° 2 del departamento judicial de Morón, y familiares y amigos de la víctima ya fueron citados a declarar para reconstruir los momentos previos al homicidio.

Comentá y expresate