Mientras aún saborea el ascenso a la Primera B Nacional, Alvarado ya sabe que tendrá que buscar un entrenador para afrontar la próxima temporada en la segunda división del fútbol argentino. Es que Mauricio Giganti, el padre de la criatura, decidió alejarse de la institución para volver a General Pico, donde reside su familia.

“Está confirmado, ya arreglé mi salida. Hace tiempo que vengo tratando de asimilar esta situación familiar que tengo. Con mi grupo de trabajo sabíamos que, ascendiendo o no, nos íbamos. Y me voy muy contento por lograr el objetivo final”, expresó Giganti en diálogo con Ahora Mar del Plata. Giganti había manifestado la necesidad de estar junto a sus seres queridos tras dos años en los que vivió solo en Mar del Plata.

De esta manera, el entrenador deja el club tras poco más de dos temporadas en el Federal A. Llegó al club en los playoffs de la 2016-17, donde quedó afuera por penales ante Villa Mitre de Bahía Blanca. Luego dirigió toda la temporada 2017-18, en la que quedó afuera en los cuartos de final de la Reválida, tras caer ante Defensores de Belgrano de Villa Ramallo.

No obstante, Giganti tuvo su gran revancha en la última temporada, en la que mantuvo a Alvarado encumbrado durante todo el torneo y coronó la campaña con el ascenso obtenido el último domingo ante San Jorge de Tucumán.

Comentá y expresate