Una mujer de 34 años que estaba desaparecida desde el martes fue hallada el jueves por la tarde descuartizada en su departamento del partido bonaerense de Moreno. Su cuerpo había sido cercenado en tres partes y colocado dentro de un bolso. Por el crimen detuvieron a su marido, un sargento del Ejército, quien confesó el crimen.

Se trata de Yésica Lucía Hoffmann, quien también era militar y prestaba servicio en el Batallón 1 de la Unidad de El Palomar. La mujer no se había presentado a trabajar desde el lunes, por lo que uno de sus compañeros fue hasta el domicilio de su padre para avisarle de esa situación.

"Palpé el bolso y me di cuenta de que eso no era ropa", dijo el padre de Yésica, Ramón Ronaldo Hoffmann (59), quien entró por la ventana al departamento de su hija -vive en la casa lindera- mientras su yerno, Fernando González Friveo, estaba en la base "en un desfile, recibiendo un premio por la última campaña que tuvieron".

Por miedo a abrir el bolso, del que imaginó su contenido, el hombre decidió llamar a la comisaría 2da de Moreno. "Acá no hay ropa, ¿qué vas a tener, carne ahí?", dijo este viernes en diálogo con C5N.

Al lugar arribaron efectivos del Comando de Patrullas, quienes constataron que en el interior del bolso "que despedía olor nauseabundo" estaba, descuartizado, el cuerpo de Yésica.

La familia de mujer cree que el sargento la asesinó porque ella lo iba a dejar.

"Hace un año, cuando ella se quiso separar, él la amenazó de muerte. Tenía escenas de celos adelante mío, pero como una pareja normal. Pero hace unos meses el tuvo un intento de suicidio, se quiso ahorcar adelante de su hijo, para que ella no lo dejara", aseguró Jennifer, una prima de víctima, frente a la fachada del edificio donde se encontró el cuerpo, en Pedro Benoit al 2800, localidad de Trujui.

"Para mí, ella había tomado la decisión de irse y por eso él la mató. El sábado me llamó para decirme que me tenía que contar algo de Fernando, que no podía por teléfono, que tenía que ser personalmente. Ella estaba cansada y me lo dijo mil veces. Tuvieron que cambiar la vida de un día para el otro por la mudanza de Caseros. La puso en un bolsón verde del Ejército, se puso guantes de látex y limpió toda la casa", detalló.

En tanto, y tras el relato del padre, que hablaba de una pareja "con idas y venidas", el Ejercito Argentino emitió un comunicado en el que informó que el sargento detenido "desde las 20.30 del miércoles" pertenece "a la Escuela de Aviación de Ejército, con asiento en Campo de Mayo" y aclaró que "ante averiguaciones preliminares, la Fuerza no registra antecedentes de denuncia de violencia de género ni intrafamiliar entre ambos, de lo contrario se habrían activado los protocolos correspondientes, de protección para la víctima de y tolerancia cero para el victimario".

Intervino en la causa el fiscal Leandro Ventricelli, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 del Departamento Judicial de Moreno-General Rodríguez, quien dispuso que se resguardara la escena del crimen para que se realizaran los peritajes correspondientes.

A raíz de las pruebas recolectadas, el funcionario judicial determinó que el crimen habría ocurrido en el marco de un femicidio, por lo que ordenó la búsqueda y posterior detención del marido de la víctima, que se desempeña como sargento del Ejército Argentino.

Finalmente, el acusado fue detenido en Campo de Mayo, donde prestaba servicio, y fue trasladado a la comisaría 2da. de Moreno, donde permanecerá alojado. Este viernes sería indagado por el fiscal Ventricelli por el delito de "homicidio agravado por el vínculo", añadieron las fuentes.

En tanto, se aguardaban los resultados de la autopsia en el cuerpo de Hoffmann para poder establecer la data de muerte.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate