Dos médicos fueron separados durante las últimas horas de sus cargos tras ser denunciados por la madre de una bebé que murió durante el trabajo de parto. El fallecimiento ocurrió en el hospital Granaderos a Caballo. La parturienta Noelia Voisard, fue ingresada el jueves en el centro de salud de la localidad santafesina de San Lorenzo,

Según declaraciones de la madre del bebé fallecido, el embarazo no presentaba complicaciones. La mujer denunció por mala praxis a una obstetra y a un tocoginecólogo. El ministerio de Salud de la provincia inició un sumario, independiente de la investigación judicial, y los separó preventivamente de sus cargos en el nosocomio.

De acuerdo a la autopsia preliminar, la causa de la muerte es “indeterminada”, aunque el fiscal Aquiles Balbis espera el resultado final de la autopsia para conocer más detalles del fallecimiento. También solicitó historia clínica y antecedentes de los profesionales involucrados en el parto.

Hasta el día anterior mi bebé estaba perfecta, se movía. Sólo que se retrasó un poco en nacer. Le pusieron una sopapa en la cabeza. Cuando pegó el tirón casi se le cayó al piso. Así nomás como la agarraron, la médica dijo que se la lleven. Cuando le pregunté por qué me dijo que la bebé no tenía nada. No me la dejaron ver. Ahí nos dimos cuenta que la habían matado. Cuando exigí verla me la tiraron arriba mío como si fuera nada, y la obstetra me dijo que su muerte era mi culpa porque yo no sabia pujar”, relató Voisard al portal de noticias SL24.

De acuerdo al relato de la mujer, fue llevada a la sala de parto tres horas después de romper bolsa y fue obligada a pujar sin tener dilatación completa. Como no tenía más fuerzas para continuar con el trabajo de parto solicitó una cesárea, pero “se negaron”. “Cuando me la dieron y estaba muerta me dijeron que no importaba, que total yo era joven y que iba a poder tener otro hijo. La pediatra me dijo que hizo todo lo que pudo y que a ella se la entregaron muerta”, relató la mujer.

Fuente: El Intransigente.

Comentá y expresate