"No hay manera de contener a los padres de la nena", de esta manera graficó el presidente del Club Alvarado, Wenceslao Méndez, la situación que está viviendo la familia de la nena que murió en un micro que volvía de Lanús luego del encuentro entra el club local y Boca.

"Nos angustia a todos esta situación, son cosas inexplicables de la vida", aseguró Méndez. El referente de la institución contó en una entrevista a Radio Brisas que "los integrantes de la comisión directiva se acercaron a los familiares para darle contención".

"Esta situación enluta lo que tendría que haber sido una fiesta", finalizó.

La nena, de cuatro años, falleció esta madrugada cuando el colectivo en el que viajaba con sus padres y su abuela estaba ingresando a la ciudad. Según trascendió, la menor se habría descompensado y vomitado previamente a su fallecimiento, lo que le habría provocado el ahogamiento.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate