Gabriel Mestre, el obispo de Mar del Plata, habló en Estudio Político sobre el presente del país y de la ciudad, y sus expectativas ante el cambio de gobierno el 10 de diciembre. “Estoy esperanzado, sin dejar de lado lo que se pronostica en base a las dificultades que tiene el país y que podrían venir uno o dos años convulsionados”, expresó.

En este sentido, dijo que es un hombre “profundamente esperanzador”. “Y a pesar de las dificultades, hay que seguir avanzando”, remarcó. “La democracia nos hace bien y es importante apostar cada uno desde su lugar para llegar a un país mejor”, agregó Mestre durante su paso por el programa de este miércoles en Canal Diez.

La democracia nos hace bien y es importante apostar cada uno desde su lugar para llegar a un país mejor.

También habló sobre la pobreza en Mar del Plata e hizo mención a la Mesa de Diálogo por el Basural que él mismo preside. “Convocamos a ONGs, asociaciones y cooperativas para hacer una agenda de prioridades y presionar para avanzar en lo que nos preocupa. Hasta ahora dio sus frutos, con diálogos con autoridades de la Provincia y del SEAMSE, y dimos grades pasos”, remarcó.

Por otro lado, el obispo mencionó que “siempre hay que hacer una autocrítica”, al hablar de los casos de abusos en el instituto Provolo de Mendoza. A la hora de la autocrítica de la Iglesia, “tuvo que ver muchísimo el Papa Francisco”, explicó, pero resaltó que “Benedicto fue quien dio el paso más grande”. Y destacó la importancia de que la “justicia eclesiástica” trabaje con la “justicia civil”.

Para el futuro, Mestre consideró que el “desafío de la Iglesia Católica en este momento es anunciar a Jesucristo al mundo de hoy, que está muy cambiante y dinámico”.

Comentá y expresate