Francisco aterrizó este viernes en Bagdad para la primera visita de un Papa a Irak y generó repercusiones en todo el mundo eclesiástico. El obispo de Mar del Plata, Gabriel Mestre, dijo que "las sensaciones son altamente positivas".

"Que el Papa esté en esta zona demuestra su compromiso con la paz y con el diálogo", aseguró Mestre a Ahora Mar del Plata.

El Obispo manifestó sentirse "alegre y orgulloso" por la labor del Pontífice. "Que Francisco pueda visitar un lugar donde nunca estuvo un Papa, y que se trate de una zona tan sensible, genera sensaciones", remarcó.

Por otro lado, dijo que "el territorio está muy enmarcado por la fe judía, cristiana e islámica".

Además hizo referencia a los riesgos del viaje: "En ese sector hay una minoría muy pequeña que ha asesinado a cristianos y a otros hermanos islámicos", planteó. En esta línea, aseveró que "ISIS realizó una cacería brutal".

Por último, contó que está rezando para que "la visita histórica de Francisco a Irak sea fecunda".

En su primera actividad oficial en suelo iraquí, el Papa se reunió durante 20 minutos con el primer ministro Mustafa Al Khadimi en el salón VIP del aeropuerto, antes de dirigirse al Palacio Presidencial para encontrar al presidente Barham Salih.

Frente al mandatario, el Papa pronunciará el primero de los siete discursos que dará en Irak, antes de dirigirse al clero local durante un encuentro en la catedral católica siríaca de Nuestra Señora de la Salvación.

Comentá y expresate