“Mi hijo era un santo que no hacía mal a nadie y lo mataron peor que un perro”, dijo el padre de Matías Mora Negretti, el joven de 30 años asesinado en Mar del Plata.

"Mi hijo esperaba un colectivo para venir a festejar el Día del Padre. El regalo que me hacen es entregarme a mi hijo muerto”, señaló Luis en diálogo con C5N desde la puerta de la funeraria donde este lunes velan sus restos.

“Cambien la ley de una vez por todas. Eso no es justicia. Le pido al fiscal y a los jueces que no sean incrédulos, que sean duros con esta gente. Que sea un caso bisagra en Mar del Plata. Los menores que mataron a mi hijo tienen que pagar lo que hicieron, no tienen derecho a quitarle la vida a nadie”, agregó.

https://twitter.com/C5N/status/1538899209805516802

El crimen ocurrió este domingo a la madrugada en Sarmiento y Rawson, cerca de los tribunales marplatenses, por donde caminaban dos amigos que observaron que desde un departamento ubicado en el séptimo piso arrojaban hielos a la vía pública.

Según las fuentes, estos hombres aparentemente comenzaron a discutir con las personas que arrojaban esos objetos y que los atacaron con arma blanca.

A raíz de la agresión, Mora Negretti, quien residía en el Gran Buenos Aires pero era oriundo de Mar del Plata y había ido a pasar el fin de semana largo a esa ciudad, recibió puñaladas en su espalda, por lo que fue trasladado en una ambulancia al Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) local donde murió.

Mientras que su amigo, también de 30 años, resultó herido y fue derivado al mismo centro de salud donde quedó internado fuera de peligro.

En tanto, personal de la comisaría 9na. detuvo por el hecho a una joven de 23 años, identificada como Marilyn González; y a tres adolescentes, dos de 13 y uno de 15; quienes quedaron a disposición del fiscal Yáñez Urrutia.

“Martín trabajaba en un banco en Buenos Aires. Tenía una serie de proyectos con la novia, se iban a casar dentro de poco”, contó Luis.

“Me mataron en vida. Le pido al señor Presidente y a los diputados, que dejen de pelear por cosas que no tienen sentido que los menores también sean imputables. Una persona con 13 años que tiene un puñal sabe que un puñal lastima”, indicó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate