Con un inmenso dolor a cuestas, Miguel Ángel Osorio, el padre de Cristian Osorio, uno de los tripulantes del Rigel, el buque marplatense desaparecido el último viernes en las costas de Rawson, denunció que el barco “no estaba en condiciones”y contó cuál era el plan de su hijo: “Él me decía: papá, yo voy a hacer estos dos meses para hacer una platita y comprarme un terreno para mis hijas. Después me quedo trabajando con vos”.

“Realmente ese barco no estaba en condiciones de salir, tenía medio motor roto y problemas de electricidad. Se sabe que el capitán del barco pago 40 mil pesos para que le firmen los certificados. Y él tenía que salir si o si porque debía 300 mil pesos”, denunció Osorio en diálogo con Telediario. “El barco tenía que salir las 17 y salió a las 22 porque lo estaban arreglando”, agregó.

Sobre las condiciones del barco, Osorio profundizó: “Lo del medio motor se puede certificar por cualquiera, porque todos los compañeros y los familiares sabían. Pero ninguna coima queda firmada, es plata que se entrega y nos se firma en ningún lado”. “Hay muchos implicados: Prefectura, el sindicato… Son muchos los que hacen la vista gorda. Es un barco que tenía 50 años, no podía estar navegando”, añadió.

La incorporación de Cristian Osorio a la embarcación había sido reciente. “Mi hijo hace tres meses que salía en esa embarcación. Él tenía asma de nacimiento y le firmaron el certificado de aptitud física para que pueda salir. Eso es ilegal. Salían porque necesitaban trabajar”, remarcó.

“Hay que preguntarse por qué era el único barco que estaba a 111 millas pescando. Los otros barcos no estaban ahí porque había temporal. El capitán, como debía plata, tenía que ir a pescar”, expresó Osorio. “La radiobaliza la mandaron porque se quedaron sin propulsión. Después lo dieron vuelta las olas, porque había olas de 5 y 7 metros”, lamentó.

Las tragedias previas de los barcos marplatenses habían provocado temor en Osorio. “Después de lo de “El Repunte” le pedí a mi hijo que o viajara más. Si revisan bien estos barcos, no puede salir ninguno al mar. Están emparchados por todos lados”, aseguró.

“Mi hijo dejó un nene de 2 años y medio y uno de 11. Él se metió en la pesca por la necesidad. Hoy a la mañana salieron diciendo que era una tripulación de hace años. Es Mentira. Mi hijo hace dos meses que se subía a ese barco”, contó Osorio entre lagrimas. “En el sur, el mar es mucho más bravo. Y la temperatura también. Allá podes sobrevivir 5 o 10 minutos. Y mucho menos mi hijo, con asma. Pero a nadie le interesó, no les interesa a ellos la vida humana”, completó.

Por último, el padre de Cristian Osorio señaló que “el pedido mío es que se termine la corrupción que hay en el Puerto. Que se sepa la verdad. A mi hijo no me lo van a devolver., pero no quiero que sufra más nadie como sufro yo en este momento”. “La culpa la tienen los funcionarios, los señores que se llenan de plata mientras están sentados en un escritorio”, cerró.

Comentá y expresate