Michelle Obama busca volver a tener un rol clave en la política de USA. Recientemente publicó una carta en la que se compromete a trabajar en uno de los grandes puntos pendiente que tiene la vida democrática de Estados Unidos: la participación ciudadana en las elecciones.

La ex primera dama manifestó públicamente que quiere aumentar el compromiso de la población norteamericana en las elecciones, y apunta especialmente a los comicios parlamentarios de medio término que se llevarán adelante en noviembre de 2022. El objetivo, dijo, es registrar más de 1 millón de nuevos votantes en el país antes de ese mes.Será una instancia electoral clave, ya que se jugará nada menos que el control de las dos cámaras del congreso.

Michelle Obama.jpg

Una de las estrategias es reclutar y entrenar al menos a 100 mil voluntarios durante el 2022 para registrar y atraer votantes en sus comunidades.

En Estados Unidos, quienes quieran votar deben ser mayores de 18 años pero además tienen que estar registrados como votantes. Por eso el interés de Obama en trabajar en ese punto.

Durante los próximos meses movilizarán a cien mil estadounidenses para que se contacten con las oficinas de sus respectivos senadores para exigirles que voten las leyes de reforma del sistema de votación, conocidas como la ley de la Libertad para Votar y la ley de Derechos de Votación John Lewis.

Embed

Ambas legislaciones están trabadas en el senado no solo por oposición republicana sino porque muchos demócratas moderados tampoco las están apoyando.

“Este tipo de supresión de votantes no es nuevo. Generaciones de estadounidenses han perseverado a través de impuestos electorales, pruebas de alfabetización, y leyes diseñadas para despojarlos de su poder; y lo han logrado organizándose, protestando, y más importante aún, superando las barreras que se les presentan para poder votar”, destacó Michelle Obama en su carta.

Comentá y expresate