Decir que fue un mensaje encriptado o solo para entendidos suena a una exageración. Quizás lo más correcto sea afirmar que Nacho Viale se valió de una alternativa moderna y simpática para dar señales del regreso de su abuela, Mirtha Legrand, a la televisión.

La pregunta era a repetición, tanto al joven empresario como a su hermana, Juana, que quedó al frente de los dos programas que conducía su abuela: noche de los sábados y mediodía de domingos.

Con emoticones, vía Twitter, dejó a la luz que la gran diva de los almuerzos, alejada de las cámaras desde hace varios meses, estaría sentada a la mesa más famosa de la TV el próximo 19 de diciembre.

Los indicios no parecen dar margen a duda. A esa fecha, en el tuit de Viale, se suman figuras de dos mujeres (una rubia y otra morocha), un televisor y utensillos de mesa, lo cual parece ser ni más ni menos que la esperada confirmación para el mundo del espectáculo local.

Embed

Hasta el momento es Juana la que lleva la posta y con mucha soltura. Tanto que en varias oportunidades ha dejado claro que le gusta y mucho la conducción de estos ciclos, por lo que no le implicaban ningún esfuerzo y hasta podría quedarse al frente de ellos si es que su abuela daba un paso al costado.

Pero Mirtha parece tener todavía mucha energía para estar al menos en uno de los programas. Lo que no quedó claro es si llegará solo como invitada -sería el caso del 19/12- o si, a partir de allí, se podría pensar en ella como conductora durante 2021.

La conductora se había mantenido alejada primero por cuestiones de salud y luego, ya con las restricciones propias de la pandemia, a resguardo en su domicilio para no exponerse a un eventual contagio.

Durante esta etapa debió afrontar en aislamiento otro momento duro de su vida. La muerte de su hermana, Goldie, en plena pandemia. El año pasado había tenido que lamentar también la de su hermano, José Martínez Suárez.

Comentá y expresate