Esmeralda Mitre demostró en el último tiempo -principalmente a raíz de su aparición en el Bailando– que es una mujer que no se calla nada sin importarle quién tiene enfrente. Y, se sabe, Mirtha Legrand tampoco se limita cuando siente que tiene que decirle lo que piensa a alguno de sus invitados.

A lo largo del programa la conductora y su invitada protagonizaron varios contrapuntos. El primero de ellos fue a raíz de una critica de Mirtha a algunos de sus dichos en el Bailando: "Querés dar una sensación de superioridad", le dijo la diva. La tensión iba en aumento en el estudio y se desató la discusión.

"Creo que la gente a veces me ha subestimado mucho. Yo me he sentido muy mal, entonces me gustaría que vos, Mirtha, entiendas todo lo que yo he sufrido, los ataques del kirchnerismo… Y a veces uno se cansa de pecar de humilde y hay que decir las cosas como son. Tuve una persona que empezó a decir que mi padre era un dictador", fue la respuesta de Esmeralda.

La diva, por su parte, le aconsejó que "hay cosas muy privadas que no se comentan en televisión" porque "antes" era una figura "desconocida" pero ahora es "muy conocida". Sin embargo, el comentario sobre su reciente popularidad tampoco le cayó bien a la actriz. Por eso aclaró que es "conocida hace muchos años", que trabaja desde los 20 y fue "tapa de todas las revistas". "Bueno, la televisión te ha dado una popularidad que no tenías", le contestó inmediatamente la conductora.

El intercambio siguió unos minutos más y Mirtha decidió cambiar de tema. "Bueno, no me vas a convencer ni yo te voy a convencer a vos", concluyó.

Sin embargo, la tensión no se terminó ahí. Luego de una discusión política con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en torno al rol de su ex marido Dario Lopérfido en el área de Cultura de la Ciudad, Mirtha le pidió que diera por terminado el tema. "Disfrutá de la vida, te va bien, sos conocida ahora, algunos te quieren, otros te quieren menos… Cuando estás en televisión hay algunos que te adoran y otros que te detestan, eso es inevitable", le dijo.

"Hace mucho tiempo que soy conocida, y no quiero discutir con vos", volvió a la carga Mitre. "Bueno, eras conocida y ahora sos más conocida. Disfrutá de lo que te está dando la vida", intentó calmarla la diva y, finalmente, la temática del programa se dirigió en otro sentido.

"Vos conducís este programa y me podés callar, pero me callaste de una manera que me hizo sentir mal", le recriminó algunos minutos más tarde. Mirtha le explicó que como conductora su función es "graduar" lo que le puede interesar al público y "salir del tema" cuando se pone aburrido. Y agregó en tono de reclamo:"Qué difícil es hablar con vos, todo te cae mal. Sos una persona muy difícil". Pero Esmeralda no estaba dispuesta a dar el brazo a torcer: "Nada me cae mal. Simplemente me defiendo de las cosas que no me gustan". "También quiero decir que soy una persona muy feliz", agregó en respuesta el pedido de "disfrutar más la vida".

Finalmente para "limar un poco las asperezas" Mirtha eligió cerrar la noche en un tono amable y felicitó a la actriz por su trabajo en la obra de teatro Hamlet. Todo concluyó con una sonrisa.

Comentá y expresate